Ante la convocatoria antiterrorismo del PNV. 
 UCD del País Vasco no estará en la manifestación     
 
 ABC.    27/10/1978.  Página: 9. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

VIERNES 27 DE OCTUBRE DE 1978. PAG. 9.

CONVOCATORIA ANTITERRORISMO DEL P. N. V.

U. C. D. DEL PAÍS VASCO NO ESTARA EN LA MANIFESTACIÓN

«Ahora ya sabemos que esta convocatoria es también contra el Gobierno; es natural que nosotros no participemos en ella»

(Jesús Viana)

Madrid. (De nuestra Redacción y agencias.) Parece que, definitivamente, Unión de Centro Democrático del País Vasco no acudirá a la convocatoria del P. N. V. 7 ni sus cuadros ni sus afiliados estarán presentes en la manifestación de manan» en Bilbao. La nota emitida en la noche del miércoles por el Euzkadi Bur Batzar (órgano máximo del Partido Nacionalista), en la que se pedía formalmente » V. C. D. que no participara en la manifestación y, sobre todo, las argumentaciones manejadas por el P. N. V. para apoyar su sugerencia han motivado la nueva actitud de los centristas vascos.

Aunque a la hora de redactar esta información permanecían reunidos en Madrid representantes ucedistas de las tres provincias vascas (los señores Viana, Mayor Oreja y Dumont) para adoptar una postura conjunta sobre el tema, todo parece indicar que la decisión de no acudir era ya firme y estaba en el ánimo de todos antes de iniciarse la reunión.

MANIFESTACIÓN CONTRA EL GOBIERNO.—El diputado por Álava, Jesús Viana Santa Cruz, explicó ayer a distintos periódicos del País Vasco los motivos por los que U. C. D. de Álava no secunda la convocatoria. «Si el P. N. V. no quiere que acudamos a la manifestación, U. C. D. no estará el próximo sábado en Bilbao. Si hubiera querido tampoco hubiéramos ido, porque son este nuevo comunicado el sentido de la manifestación se ha encubierto para ir contra el Gobierno.»

«U. C. D. —agregó el señor Viana— había decidido asistir a una convocatoria contra el terrorismo, basándose para ello en el comunicado inicial de la convocatoria que suscribió el P. N. V. Después se produjeron declaraciones de algunos líderes que cambiaban el significado de este primer comunicado, envolviendo el acto en ambigüedades y contradicciones.»

«Yo había hablado con estos líderes —explica el diputado ucedista— para que aclararan su postura, y ellos pusieron de manifiesto que la validez del significado de la convocatoria quedaba reflejada en el primer documento... Basado en esto apoyábamos la manifestación.»

Jesús Viana se refiere luego a la situación creada por el P. N. V. tras su último comunicado: «Por supuesto, no iremos y no habríamos ido, aunque no se nos hubiera Invitado a dejar de concurrir. Nos basta leer el contenido del comunicado, que, entre otras cosas, sirve para reflejar la posición siempre ambigua del P. N. V. que se ha incrementado constantemente desde el día en que, a raíz del atentado contra la* F. O. P. decidieron hacer una llamada contra el terrorismo. Ahora ya sabemos que esta manifestación es también contra el Gobierno. Es natural que nosotros, que somos el partido del Poder, no participemos en ella.»

Igualmente U. C. D. de Vizcaya y la de Guipúzcoa han hecho públicos comunicados recomendando a sus afiliados que no concurran a la manifestación. Los términos de ambos comunicados son muy similares a los empleados por el señor Viana.

CONTRAMANIFESTACION.—Sin embargo, la contestación a la convocatoria del P. N. V. se está haciendo con especial virulencia desde los sectores «abertzales» Izquierdistas. Mientras la coalición Herri Batasuna ha convocado una manifestación simultánea a la del P. N. V. en el barrio bilbaíno de Archanda, con un lema claramente pro «etarra» (homenaje a Echeverrieta, primer militante de E. T. A. muerto en un enfrentamiento con la Policía), el K. A. S. (coordinadora «abertzale» cuyo programa político es asumido por E. T. A.) ha. dado a conocer un comunicado en el que, tras condenar la convocatoria, sorprendentemente responsabiliza al P. N. V. y a los grupos de extrema derecha de los «desórdenes y enfrentamiento que se produzcan tanto en la manifestación como en relación del resto de los ciudadanos que están al margen de ella».

(Más información en pág. 72.)

 

< Volver