Autor: Idoyaga, Juan Manuel (Periodista; Diario 16 (Bilbao)). 
 Se reúne hoy el Euskadi Buro Batzar. 
 Arzallus: No aceptaremos presiones a nuestro voto     
 
 Diario 16.    10/10/1978.  Página: 8. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

nacional

Se reúne hoy el Euskcidi Buru Batzar

Arzallus: No aceptaremos presiones a nuestro voto

Juan Manuel Idoyaga

BILBAO, 10 (Corresponsal D16).—El diputado del Partido Nacionalista Vasco Xavier Arzallus manifestó que su partido no aceptará presiones al voto de los nacionalistas en el referéndum constitucional, en el transcurso de un mitin celebrado con motivo de la inauguración del Batzoki (sede del PNV) en la localidad vizcaína de Elorrio.

«No iremos a la negación, a la abstención o a la afirmación, porque así nos lo pidan los de la derecha o los de la izquierda, sino por medio del resultado de nuestros planteamientos», dijo el dirigente nacionalista en el acto celebrado el domingo.

Las palabras de Arzallus son un síntoma del planteamiento que hace el Partido Nacionalista Vasco sobre su actitud ante el referéndum. Los dirigentes nacionalistas repiten una y mil veces que deberá ser la asamblea general del partido quien decida

.

La asamblea —máximo órgano decisorio— se piensa celebrar en una fecha

coincidente con el Pleno de las dos Cámaras parlamentarias, que decida la aprobación definitiva del texto constitucional. La fecha exacta se sabrá hoy, tras la reunión que celebre en Zarauz el Euskadi Buru Batzar, máximo órgano ejecutivo del PNV.

Posible abstención

A nivel de calle, las espadas siguen en alto. Para la ideología nacionalista resulta más adecuado suscribir la abstención que cualquier otra de las soluciones que se barajan. La abstención constitucional significa, según el criterio más extendido entre la más antigua militancia peneuvista, hacer caso omiso a una Constitución, en definitiva, a un planteamiento que les viene dado desde «el extranjero».

Las tesis independentistas de Sabino Arana, alimento principal de los condicionamientos ideológicos del PNV, al menos hasta la actual etapa de reforma, quedarían a salvo con una abstención, que sería, finalmente, fiel reflejo de la actitud adoptada ya por este partido en el proceso constitucional republicano.

De todas formas, los observadores políticos vascos estiman ahora que, tanto los parlamentarios que han participado en el proceso constitucional, y del que han anunciado ya que existen valoraciones positivas, como los máximos dirigentes del partido se sienten predispuestos a la formulación del «sí» constitucional.

Esta disposición de los líderes políticos del PNV, en contraposición con algunos sectores de su base, puede tener una salida airosa en la próxima asamblea a base de dejar en libertad a la militancia para adoptar una postura definitiva ante el referéndum.

Si a esa actitud se une una solapada propaganda favorable a una valoración positiva de la Constitución en los estamentos internos del partido y, en definitiva, en las Juntas Municipales, la expectativa de los restantes partidos de la izquierda abertzale y vasca de conseguir, con la aportación del PNV, un porcentaje sensible de votos en favor del rechazo constitucional, podría venirse abajo.

 

< Volver