Ignacio Olaiz tenía cuarenta y dos años y era padre de tres hijos. 
 Once tiros de ETA a un miembro de la gestora pro amnistía     
 
 Diario 16.    31/10/1978.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

Ignacio Olaiz tenía cuarenta y dos años y era padre de tres hijos

Once tiros de ETA a un miembro de la gestora pro amnistía

SAN SEBASTIAN, 31 (Corresponsal D16),—ETA militar reivindicó ayer el asesinato de Ignacio Olaiz Michelena, miembro de la gestora pro amnistía de Andoaín (Guipúzcoa), cuyo cadáver apareció en la madrugada de ayer ametrallado en el interior de su automóvil en una cantera próxima a dicha localidad guipuacoana.

Aunque a primeras horas de la mañana de ayer en medios próximos a las gestoras pro amnistía de Guipúzcoa se sospechaba que el atentado hubiera sido obra de la extrema derecha, hacia el mediodía diversas llamadas telefónicas a los medios informativos del País .Vasco indicaron que «ETA militar mató a Olaiz Michelena por ser un infiltrado en las filas abertzales».

Ignacio Olaiz, de cuarenta y dos años, conductor de profesión, actualmente en paro, aunque algunas veces solía trabajar con un autobús, era miembro de la gestora pro amnistía de Andoaín y en medios abertzales era muy conocido por su simpatía y trato agradable. Participó de forma muy activa en la marcha de la libertad desarrollada durante el verano de 1977.

Desde hace dos semanas, Olaiz había montado un puesto de verduras en el mercado de la Brecha, en San Sebastián. Estaba casado y tenía tres niños de catorce, trece y nueve años.

Once impactos

Sobre las cinco de la madrugada de ayer fuerzas de la Guardia Civil hallaron el cadáver de la víctima en el interior de su coche, un Seat 1500 matrícula SS-83821, en la cantera de San José, en Urnieta, cerca de la carretera de Hernáni a Andoaín.

Hacia las once y media de la noche del pasado domingo el guarda de Maderas Lasa y Lecumberri, Sociedad Anónima, empresa próxima a la cantera, escuchó varias ráfagas de metralleta, y después de comprobar la existencia del cadáver de un hombre en el interior de un coche avisó a la Guardia Civil.

Las Fuerzas de Seguridad, ante la posibilidad de que se tratase de una trampa, y debido a la espesa niebla existente en toda la zona, no llegaron al lugar hasta primeras horas de la mañana de ayer. Concretamente, hacia las cinco de la mañana la Guardia Civil comunicó a la familia de la víctima que había encontrado el cadáver.

El cuerpo sin vicia de Olaiz Michelena presentaba once impactos de bala, diez ele ellos en un costado del cuerpo y uno en la cara. Estaba tendido en el asiento del conductor con la cabeza sobre «1 volante y sostenía un billete de cíen pesetas en una mano y otro de quinientas en la otra. En el lugar del atentado se encontraron diez casquillos de bala, marca Gecco, 9 milímetros Parabellum.

Diversas versiones Las versiones sobre los hechos, previos a su asesinato, son diferentes. Mientras en algunos medios se afirmó que la víctima había estado el domingo por la tarda en el estadio de Atocha presenciando el partido de fútbol entre la Real Sociedad y el Hércules, otros aseguraban que venía de visitar a su madre,, en Oyaraún, y, por último, un amigo de Olaiz insistió a D16 que había estado con él en una manifestación pro amnistía en Tolosa, regresando hacia las siete de la tarde a Andoaín.

LA misma persona señaló que, a eso de las diez y media, Olaiz dejó a los dos amigos que le acompañaban a la altura del bar Santi, para dirigirse hacia su domicilio en el barrio de Kaletxiki. Antes de llegar al mencionado barrio posiblemente se detendría en la bifurcación, donde pudo ser asaltado por los autores del atentado, quienes podrían haber venido siguiéndole en otro vehículo desde Tolosa. según indicó uno de sus amigos.

 

< Volver