Los panaderos, contra el decreto de reestructuración     
 
 Informaciones.    15/02/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

Los panaderos, contra el decreto de reestructuración

MADRID, 15 (INFORMACIONES).

LAS medidas dictadas por los Ministerios de Industria y Comercio, a las que deberá ajustase la

reestructuración indutrial y comercial de las panaderías, condicionan de tal manera esta actividad que

hacen prácticamente impasible que los planea de reestructuración puedan ser una realidad», ha

manifestado en una rueda de Prensa don Pedro Castro Carrero, presidente de la Agrupación Nacional de

Panadería, ante lo contenido en el decreto por el que se encomienda a todas las provincial el estudio

previo de los planes de reestructuración de las industrias y despachos de pan y se prorroga su plazo de

presentación.

INFORMACIONES

Según el decreto, las solicitudes deben ser formuladas, por escrito, por el 90 por 100 de los industriales y

comerciantes de cada una de las provincias. «Esta sola condición —manifestó el señor Castro— es

suficiente para hacer inviable la reestructuración, porque difícilmente se pueda alcanzar un porcentaje tan

alto de solicitudes. Pero lo más grave es que se pretenda que la industria panificadora solicite su

reestructuración sin conocer previamente en qué ira a consistir y cuáles son los beneficios y los

inconvenientes que la misma le puedan reportar.»

Su señor Castro califico de incongruente asimismo lo contenido en el articulo 5.° del decreto al exigir la

libertad industrial y comercial mientras se realiza la reestructuración. «Resulta incomprensible —dijo—

que mientras se invierten cuantiosas sumas para lograr la fusión y desaparición de unas industrias, con el

fin de ordenar el sector, se deje abierta la posibilidad de nuevas aperturas, no contempladas en el plan de

reestructuración.»

FINANCIACIÓN

El factor de la financiación es otro aspecto que no queda claro, dijo el presidente de los panaderos, ya que

se pretende que mientras existe una libertad de instalación industrial y comercial, sea el sector quien

financie su propia reestructuración, sin que tenga repercusión en los precios del pan. Los industriales pa-

naderos —señaló— no conocemos se haya realizado nada de este tipo sin que fuera acompañado de las

consiguientes desgravaciones fiscales, ayudas con créditos a largo plazo e incluso subvenciones a fondo

perdido.

NO BAJARA EL JAN

«Si la actitud de la Administración hacia nosotros no cambia, pueden ustedes tener por seguro que la

reestructuración no se producirá nunca», afirmó más adelante el señor Castro. Señaló que el sector es el

propio interesado en que ésta se produzca y en que el precio del pan no suba, pero que se haga sin

atropellos y de forma ordenada. Informó que Madrid, Valencia y Lérida han presentado sus proyectos

reestructuradores, y que en Barcelona la reestructuración se está realizando sin necesidad de disposiciones

oficiales.

Se quejó de que se exija libro de reclamaciones en las panaderías y señaló, por último, que la

reestructuración, aunque esto no ha explicado suficientemente la Administración, no pretende hacer bajar

el precio del pan, sino que éste no suba demasiado.

 

< Volver