Autor: Hernández Domínguez, Abel. 
   ¿El País Vasco, hacia la pobreza ?     
 
 Informaciones.    18/03/1978.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

¿El País Vasco, hacia la pobreza?

Por Abel HERNÁNDEZ

AL final se salieron con la suya y provocaron la tragedia en la central nuclear de Lemóniz. Las medidas de seguridad, decididas por la Junta de Orden Público, fallaron estrepitosamente. La reacción fulminante de Madrid ha sido destituir al jefe superior de Policía de Bilbao, señor lópez Maturana, y abrir un expediente para exigir otras responsabilidades.

Está claro que a medida que se camina hacia la solución política del problema vasco —el estatuto de autonomía está ya al alcance de la mano—, E.T.A. recrudece su ofensiva terrorista. Si el ambiente no estuviera suficientemente envenenado en aquella región española, la reacción lógica de los ciudadanos vascos ante esta última monstruosidad cerraría el cerco a estas brigadas rojas a la española y a sus fanatizados cómplices. Los llamados «abertzales», por ejemplo, no se han atrevido a condenar el atentado, Entre unos y otros están ulsterizando al País Vasco. Un «liberal vasco» me escribe una carta en la que, tras acusar de irresponsable en ocasiones a la Iglesia y a un sector de la Prensa de aquella tierra, por estar, de buena fe, sin duda, haciendo el juego a los extremistas, indica: «Esto toma en las Vascongadas caracteres dramáticos; todos observamos cómo va destruyéndose nuestra economía, desapareciendo nuestros ahorros, paralizándose las industrias...»

Los separatistas vascos parece que ignoran su total dependencia del resto de las regiones españolas. Los nacionalistas castellanos, por ejemplo (ojo a este movimiento), están ya decididos a impedir que la energía eléctrica que se produce en Castilla abastezca sin pagar un precio justo las industrias de Vascongadas, a donde van a trabajar esos mismos castellanos. Los que se quedan en Castilla tienen que comprar los productos industriales fabricados en el País Vasco. ¿A dónde va la economía vasca sin recursos energéticos propios, sin mano de obra propia y sin un mercado en los alrededores? ¡Ah! Y sin un capital, ahorrado en otras regiones y canalizado hasta abara hacia estas tierras de la prosperidad. ¿O acaso desean los que se manifiestan contra la central de Lemóniz y los que colocan bombas en la central de Leraóníz que se instale esta central nuclear en el desamparado páramo castellano, donde sufran los eventuales riesgos, y que desde allí se abastezca limpiamente de electricidad al País Vasco? ¡Ahora que tanto se habla de solidaridad interregional!

Es el pueblo vasco el que dice autogobernarse. A ver si es capaz de solucionar el problema del terrorismo en su propia tierra, parece que las autoridades de Madrid están dispuestas a que, con la autonomía, el País Vasco tenga sus propias fuerzas de orden público. El Consejo General vasco tiene ahora la palabra. No podemos creer que las prosperas y nobles provincias "vascas caminen hacia la pobreza y hacia el desprecia genera!.

 

< Volver