Autor: Castillo, Antonio. 
   El guardia civil asesinado en Aduna (Guipúzcoa) fue rematado en el suelo  :   
 Se había jubilado el pasado día 11 de enero y deja tres hijos. 
 Ya.    11/03/1978.  Página: 38. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

El guardia civil asesinado en Aduna

(Guipúzcoa) he rematado en el suelo

Se había jubilado el pasado día 1 1 de enero y deja tres hijos

SAN SEBASTIAN

(De nuestro corresponsal, A. Castillo.)

Alrededor de las 3,30 de la tarde de ayer se ha producido un nuevo asesinato, en la persona del sargento retirado de la Guardia Civil don José María Acero Panico, de cincuenta y cuatro años de edad, cuando un individuo le disparó tres tiros «le pistola a la puerta de la empresa Aplicaciones Industriales Técnicas del Candió, en la localidad guipuzcoana de Aduna, próxima a Talosa.

El señor Acero Panizo había nacido e] 22 de enero de 1924 en Camarsana de Pera, provincia de Zamora. Estaba casado y deja tres hijos. El asesinado estuve destinado en Guipúzcoa durante los últimos diez años y prestoservicios en San Sebastián, Tolosa y Andorra, ejerciendo la comandancia do este último puesto. E] pasado 11 de enero se jubiló de la Guardia Civil, a1 cumplir la edad reglamentaria, y desde entonces ejercía el cargo de jefe de porteros de la citada empresa, a cuyas puertas encontró la muerte. Desde hacia quince dias recidía en el barrio tolosano de Amaros.

Los hechos conocidos hasta el momento son los siguientes: sobre la horá anteriormente citada, un individuo, entre veinticinco y treinta años aproximadamente, de l,70 de estatura, con barbas y melena, penetró en el recinto de la fábrica, donde se encontraba el señor Acero, junto a la garita de porteros, y le disparó tres tiros a bocajarro desde una distancia aproximada de uno o dos metros. Una vez caído en el suelo el señor Acero, y cuando intentaba incorporarse el asesino le disparó tres tiros más. El autor de los disparos se encaminó de nuevo a la salida a pie y sin muestras de nerviosismo. Frente a la fábrica le esperaba otro individuo en un coche Seat 850, de color azul, en el que emprendieron la buida.

En el lugar ole los hechos quedó un gran charco de sangre. El señor Acero, en el momento del

atentado se encontraba acompañado por José Perales Pascual, otro de los porteros de la empresa, que inmediatamente pidió una camilla y una furgoneta. Tras recoger a la víctima, lo trasladaron a la residencia sanitaria Nuestra Señora de Arázazu, en San Sebastián, pero ingresó ya cadáver.

La Guardia Civil se hizo cargo de las investigaciones del caso, procediendo inmediatamente a un rastreo de la zona, por suponer en un primer momento que el agresor podría haber escapado por el monte. En el lugar del atentado fueron hallados seis casquillos de bala de 9 milímetros tipo "parabellum" munición utilizada normalmente por ETA

FUE RECOGIDO AUN

CON VIDA

Consultadas fuerzas de la Guardia Civil, manifestaron que desconocían si el señor Acero había recibido amenazas, aunque consideraron que fuera posible, dado que todas las fuerzas están amenazadas de hecho. Compañeros de trabajo de la empresa manifestaron que no podian opinar sobre las causas del atentado, ya que la víctima llevaba muy poco tiempo trabajando en la empresa y no le conocían So suficiente,

Según el parte médico que facilitó el forense, doctor Cruz, la víctima del atentado había recibido seis impactos de bala. Uno le penetró por la parte trasera de la oreja izquierda, saliéndole por el pómulo derecho y produciéndole una hemorragia de oído; otros tres proyectiles penetraron a la altura de la axila izquierda, saliendo por el hemitórax derecho; una quinta bala se introdujo en la zona interclavicular izquierda y tu última en la masa glútea izquierda.

Según afirmaron c ornpañeros del señor Acero, éste vivía aún cuando fue introducido en el vehículo que le trasladó a la residencia. Posteriormente, el cadáver fue conducido al depósito de! cementerio, a fin de realizar la autopsia,

E) Juzgado de Guardia e Instrucción número 3 de San Sebastían instruye las oportunas diligencias.

 

< Volver