Autor: Angulo, Javier. 
 Regiones. Dos jóvenes desarmaron a los guardianes y los esposaron. 
 Un supuesto miembro de ETA se fuga del hospital de Bilbao     
 
 El País.    28/09/1978.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

REGIONES

Dos jóvenes desarmaron a los guardianes y los esposaron

Un supuesto miembro de ETA se fuga del hospital de Bilbao

JAVIER ÁNGULO, Bilbao

Rubén Santamaría Pérez, presunto miembro de ETA (p-m) se fugó ayer tarde del hospital civil de Bilbao con la ayuda de cuatro jóvenes —uno vestido de médico—, que, tras reducir y desarmar a los policías de vigilancia, le condujeron fuera del centro médico.

De diecinueve años, nacido en Ciérvana (Vizcaya), Rubén Santamaría fue detenido a finales del mes de junio junto a once personas más (a las que la policía acusó de supuestas actividades terroristas y pertenencia a ETA (p-m) e ingresado en la prisión de Basauri. El pasado 2 de agosto se le trasladó al hospital civil de Bilbao para ser tratado de una fisura en una pierna que se produjo mientras jugaba en el frontón del citado penal.

Dos jóvenes penetraron a las cinco menos cuarto de la tarde de ayer en el pabellón Aztaraín del

hospital civil de Bilbao. Uno de ellos vestía bata blanca de médico y el segundo portaba un ramo de flores. En la primera planta recorrieron, sin levantar sospechas, todo el corredor que conduce hasta la habitación —camas 115a 118— ocupada por Rubén Santamaría.

En la puerta de la habitación sorprendieron a los dos policías que custodiaban la habitación desarmándoles —dos pistolas y dos metralletas— y maniatándolos con las esposas de reglamento. Posteriormente penetraron en la habitación y tras pedir a los pacientes allí presentes que no se preocuparan por nada sacaron por la ventana —que da a una terraza, a escasa altura del suelo— a Rubén Santamaría. Para ayudarles a descolgar al compañero escayolado les esperaba fuera un tercer joven. Los cuatro se montaron en un coche en el que les esperaba un cuarto hombre. En el automóvil, al parecer un Seat 124 azul, se dieron a la fuga.

El lunes pasado los cinco presos políticos de Burgos: Morras, Sáez, Elcarte, Olano y Ayerbe, a los que se unió también el preso vasco Martín Achustegui, hacían público un comunicado —coincidiendo con el inicio de la huelga— en el que solicitan su vuelta a Euskadi (y concretamente a Pamplona), la amnistía total y la derogación- de la ley Antiterrorista.

 

< Volver