Autor: Barbero, David. 
 El capitán de corbeta Liesa era el segundo comandante de marina de Bilbao. 
 Militar asesinado por no dejarse secuestrar     
 
 Informaciones.    04/10/1978.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

EL CAPITÁN DE CORBETA LIESA ERA EL SEGUNDO COMANDANTE DE MARINA DE BILBAO

MILITAR ASESINADO POR NO DEJARSE SECUESTRAR

BILBAO, 4 (INFORMACIONES, por David Barbero).

EL segundo comandante de Marina de Bilbao, don Francisco de Asís Liesa, fue asesinado a última hora de la tarde de ayer por un comando terrorista, que —según versiones policiales— intentaba secuestrarle. La muerte del capitán de corbeta Liesa fue ocasionada por un disparo que uno de los integrantes del comando le hizo en una sien al resistirse a ser secuestrado.

Este atentado contra las Fuerzas Armadas en el País Vasco es atribuido, tanto en medios policiales como en medios informativos, a, la organización E.T.A., aunque ésta todavía no ha reivindicado el hecho. Asimismo, se destaca en el País Vasco que este nuevo atentado ha sido cometido precisamente cuando en el Senado se discutían los artículos referentes a las autonomías dentro de la Constitución y diversos partidos negociaban sotae la enmienda que reconozca los derechos históricos de los territorios ferales. El hecho se encuadra dentro de la campaña que la organización E.T.A. viene llevando a cabo en momentos importantes en los que se discute o aprueba alguna ley encaminada a consolidar la democracia en el país. Este atentado ha sido cometido en el barrio bilbaíno de Begoña, donde ya han tenido lugar en los últimos meses otros dos atentados contra las fuerzas del orden.

De acuerdo con las versiones

policiales y las declaraciones de algunos de los testigos, los hechos sucedieron de la siguiente manera: poco antes de las ocho y inedia de la tarde de ayer un joven se acercó al portero del -inmueble donde vivía el segundo comandante de Marina de Bilbao y le preguntó si éste se encontraba en ese momento en su domicilio. Al contestarle afirmativamente, el joven amenazó con una pistola al portero, obligándole a entrar en el interior del portal. Acto seguido, otros tres jóvenes, ya encapuchados, penetraron también en la casa y obligaron al portero a que les condujera hasta la puerta del piso en que vivía el señor Líese, que era el tercer piso.

En ese momento, el segundo comandante se hallaba dando clases particulares de náutica a tres alumnos. Se encontraban también en la casa su mujer y un hijo de diecinueve años. Al llamar el comando al timbre, salió a abrir el propio señor Liesa. Inmediatamente, le amenazaron los miembros del comando y le obligaron a entrar en el interior del piso, reuniendo a todos en una sola habitación. La esposa del oficial de Marina, al ver a los miembros del comando encapuchados y amenazando con. las pistolas, comenzó a gritar: «Asesinos, asesinos», mientras que su marido intentó tranquilizarla diciendo que no pasaría nada si no ofrecía resistencia. A continuación, las otras personas que estaban en la casa fueron llevadas a otra habitación, mientras uno de los miembros del comando hablaba en privado con el segundo comandante de Marina. De ninguna manera se ha podido saber el contenido de esta conversación, que duró, según declaraciones de los presentes, unos cuatro minutos. Al final de la misma, se escuchó un dispare que resultó ser d que le causó la muerte al capitón de coberta Liesa.

Los testigos aseguran que inmediatamente después de oírse e] disparo ellos entendieron que el joven que había estado hablando con e] segundo comandante dijo "ya hemos terminado", e inmediatamente los cuatro miembros del comando huyeron de la vivienda corriendo y atravesando diversas calles cercanas al edificio. Otros testigos que vieron correr a los jóvenes aseguraron que en las calles inmediatas no hablan cogido ningún automóvil para huir, sino que lo hicieron andando, pero fuentes policiales aseguran que en las proximidades robaron un coche, en el que se dieron rápidamente a la fuga.

Momentos después fueron avisados dos médicos de la clínica Virgen Blanca, situada también en la zona de Begoña de la capital vizcaína y próxima al edificio donde tuvo lugar el atentado. Estos dos médicos le apreciaron y observaron todavía signos de vida en el cuerpo del segundo comandante, por lo que ordenaron inmediatamente su traslado al hospital civil de Basurto, ya que era necesario un tratamiento de reanimación en neurocirugía. Sin embargo, el capitán de corbeta Liesa fallecía mientras le llevaban al hospital a causa de la pérdida de masa encefálica y de la sangre emanada como consecuencia del disparo recibido.

Don Francisco de Asís Liesa Moróte tenía cincuenta y seis años de edad, casado, padre de un hijo, y hacía ocho años que estaba destinado a la Comandancia de Marina de Vizcaya, después de haber permanecido como ayudante de la Comandancia de Ibiza, Pertenecía a la reserva naval activa y te-

nia el grado de capitán de corbeta.

En las carreteras de toda la provincia de Vizcaya y en otras provincias vascas continúan todavía durante la mañana de hoy los intensos controles con el fin de poder localidad a los miembros del comando que llevaron a cabo este atentado, sin que por ahora, a juzgar por las declaraciones de las autoridades policiales, se haya conseguido ningún resultado positivo.

Según fuentes allegadas a la familia de la víctima, don Francisco Liesa habría pedido, por motivos de salud de su esposa, ser trasladado de la Comandancia de la capital de Vizcaya. Parece que le había sido concedido el traslado a la Comandancia de Marina de Tarragona, donde pensaba residir en breve. E) capitán de corbeta fallecido no tenía vinculación política alguna.

 

< Volver