Euskadi se manifestó por la paz. El PNV consiguió su objetivo. 
 Garaicochea: Ha sido todo un éxito     
 
 Diario 16.    30/10/1978.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 13. 

EUSKADI SE MANIFESTÓ POR LA PAZ

España, el pasado sábado, puso sus ojos en Euskadi. Las manifestaciones antiviolencia —la autorizada, encabezada por el Partido Nacionalista Vasco, y las prohibidas, protagonizadas por los abertzales de Bilbao y San Sebastián— cumplieron su objetivo, según declararon el presidente de los nacionalistas, Carlos Garaicoechea, y el secretario general del ANV-ESB, integrante de Herri Batasuna.

En Bilbao, mientras los manifestantes "por una Euskadi libre y en paz" recorrían pacíficamente las calles, a pocos metros, los abertzales, con Letamendía y Monzón entre sus filas, cruzaban sus "cócteles Molotov" con las balas de goma y botes de humo de la Policía.

Para Joaquín Nebreda, portavoz de la UCD de Vizcaya .....partido excluido por el PNV de la manifestación , "la asistencia pudo ser mayor si los nacionalistas no hubieran actuado de forma tan confusa". Para el socialista Múgica, presidente de la Comisión de Defensa del Congreso, la manifestación fue "ejemplar y, a partir de ella, esperamos que la racionalidad sea la norma de nuestro pueblo".

Francisco Letamendía, diputado por Euskadiko Ezkerra, criticó la actuación de las FOP y aseguró que "la política del Gobierno se dirige contra nosotros".

El PNV consiguió su objetivo

Garaicoechea:

«Ha sido todo

un éxito»

BILBAO, 30 (D16).—El presidente del Partido Nacionalista Vasco, Carlos Garaicoechea, manifestó su satisfacción al término de la manifestación que por iniciativa de su partido había congregado a unos cuarenta mil asistentes bajo el lema «por una Euskadi libre y en paz».

Poco después de las cinco y media de la tarde del sábado se inició la marcha en la plaza del Sagrado Corazón, siguiendo por la avenida de José Antonio para continuar por la calle de Gregorio Balparda.

Encabezaba la manifestación una enorme ikurriña, a la que secundaban los líderes de los partidos convocantes, quienes portaban una pancarta en la que se leía en euskera y castellano: «Por una Euskadi libre y en paz” Inmediatamente detrás marchaban los diputados socialistas Enrique Múgica y Txiqui Benegas y los parlamentarios del PNV Xabier Arzallus y Manuel Trujo, así como otros dirigentes del PNV, PSOE, PCE, ORT, PTE y EKA.

Desvío

Unos dos mil «ertzañas» o miembros del servicio de orden iban atentos frente a cualquier perturbación, mientras que algunos manifestantes portaban palomas blancas simbolizando la paz.

A la altura de la plaza de Zabálburu, llegó la noticia de que grupos de la izquierda abertzale, procedentes de otra manifestación simultánea, pretendían boicotear la marcha peneuvista y los líderes políticos decidieron variar el itinerario hacia la calle Doctor Areilza, para evitar enfrentamientos.

En ese momento, miembros cíe la Policía Armada formaron un cordón que impedía el paso de los manifestantes por un recorrido distinto del previsto.

Comida para Martín Villa

Fue necesaria la intervención de Múgica y Benegas, quienes hablaron telefónicamente con el ministro del Interior, Rodolfo Martín Villa, que seguía atentamente desde Madrid las evoluciones de las concentraciones vascas, y con el gobernador civil de Vizcaya, Luis Alberto Salazar Simpson.

Tras unos minutos de tensión, con toda la manifestación interceptada por la Policía, mientras los diputados socialistas intercambiaban impresiones telefónicamente, desde su jeep, con las autoridades gubernativas, se concedió autorización para modificar el itinerario, mientras el presidente de la Comisión de Defensa del Congreso, el socialista Múgica, le prometía al ministro una comida.

Pasionaria,

compuesta

y sin saludo

Esta circunstancia motivó que la presidenta del Partido Comunista, Dolores Ibarruri «La Pasionaria», que se había desplazado expresamente a su provincia natal y esperaba en un balcón de la finca número 24 de la calle Gregorio Balparda, no pudiera saludar a los manifestantes.

La marcha peneuvista se había dirigido por Doc-

tor Areilza hacia el punto de origen, en la plaza del Sagrado Gorazón. Allí, el secretario general de HASI, Txomin Zuloaga, informó a los dirigentes del PNV que la manifestación de los abertzales había sido abortada por las Fuerzas de Orden Público y en los enfrentamientos se habían registrado diversos heridos.

Vítores para todos

La manifestación concluyó con vítores a Euskadi libre y aplausos para los líderes vascos, entre ellos, el senador del PNV por Navarra, Manuel de Irujo, cuyo nombre fue coreado.

Carlos Garaicoechea, una vez disuelta la concentración, no pudo disimular su satisfacción por el éxito obtenido. «La gente ha respondido conforme a lo previsto. Y, a pesar del necesario desvío, la manifestación ha transcurrido en orden. Creo que ha sido un éxito.»

 

< Volver