Un estatuto por consenso     
 
 Diario 16.    09/12/1978.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

Un estatuto por consenso

Así es el texto vasco

Más de treinta y cinco competencias exclusivas se reservan «las instituciones autónomas del País Vasco», según el anteproyecto del estatuto autonómico vasco, que rechazó el Partido Socialista de Euskadi (PSOE).

La ponencia redactora detalla en concreto treinta y siete competencias, y destacan, entre otras, las d e marcaciones territoriales, el estatuto de funcionarios, asistencia social y servicios sociales, cultura y patrimonio histórico-artístico.

El artículo 17 se ocupa con detalle de la creación de la Policía autónoma, que dependerá, como mando supremo, «d.;l Gobierno del País Vasco, sin perjuicio de las competencias que puedan tener las Diputaciones forales y Corporaciones locales».

«Para la coordinación entre los servicios de seguridad pública del País Vasco y del Estado —añade— existirá una i unta formada por un número igual de autoridades o representantes de los Gobiernos del Estado y del País Vasco».

El título preliminar del anteproyecto de estatuto subraya que «Álava, Guipúzcoa, Navarra y Vizcaya tienen el derecho imprescriptible a formar parte de la comunidad autónoma del País Vasco».

Su Incorporación o no, que siempre dependerá de los procedimeintos previstos en la Constitución, prevé que «cada uno de los territorios históricos que integran el País Vasco se regirá a su vez autónomamente, a cuyo efecto podrán mantener su organización y régimen privativo».

El anteproyecto establece como bandera del País Vasco la ikurriña, y como lengua nacional, el euskera, que será cooficial con el castellano.

En cuanto a las instituciones de los territorios históricos se establece que «los órganos legislativos y ejecutivos se regirán por el régimen privativo de cada uno de ellos» y en su elección «se atenderá al sufragio universal, libre, directo y secreto y de representación proporcional con circunscripciones electorales que procuren una representación adecuada de todas las zonas».

Hacienda y Educación

Pero es el título dedicado a la Hacienda y al patrimonio donde surge la polémica y, uno de los más importantes, en los que apoya el PSE su retirada que «no abandono de la comisión redactora».

El anteproyecto de estatuto prevé que todo este apartado recaiga sobre «las respectivas diputaciones forales»

 

< Volver