Los empresarios de Vizcaya. 
 No comprendemos la pasividad del gobierno     
 
 ABC.    13/05/1978.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

LOS EMPRESARIOS DE VIZCAYA

«NO COMPRENDEMOS LA PASIVIDAD DEL GOBIERNO»

Bilbao. 12. (Logos.) La Confederación General de Empresario» de Vizcaya ha hecho público el siguiente comunicado, en relación con el atentado de que ha sido objeto el empresario Pedro Luis Iturrigorri:

«A nadie nos extraña lo ocurrido si tenemos en cuenta la actuación que se viene siguiendo de un tiempo a esta parte por los máximos responsables del país.

Asistimos perplejos a los comunicados ambiguos y nada concretos que emanan del Consejo General Vasco, así como de los dirigentes de los más importantes partidos políticos, a nivel provincial y regional.

No comprendemos la pasividad del Gobierno ante la continua caída de los miembros de las Fuerzas del Orden. El deterioro de la vida ciudadana es patente en todos los órdenes. Estos son los hechos y ésta es la realidad. En cuanto empresarios, hemos de decir que somos conscientes de la utilización que se hace de temas laborales para encubrir otro tipo de acciones que están conduciendo al caos y a la anarquía.

Ayer se provocó un atentado contra un empresario y a este respecto-manifestamos que no estamos dispuestos, y lo decimos terminantemente, a que hechos como éste se sigan produciendo.

Consiguientemente exigimos del Gobierno, como empresarios y como ciudadanos, que adopte las medidas necesarias para terminar definitivamente con este estado de caos y desorden. Ya que si el empresariado sigue viéndose en la actual situación de abandono y desamparo se verá en la ineludible necesidad de adoptar posiciones claras e inequívocas ante ataques como el que comentamos.

Queremos la democracia y el orden, la libertad y el diálogo, la convivencia en paz, pero no vamos a permanecer Impasibles ante la coacción, la amenaza y el crimen. Confiamos en que se adopten medidas que sean procedentes, y en ello ponemos nuestra esperanza, ya que de no ser así es previsible que los derroteros que sigamos en ningún caso nos conducirán al objetivo que todos deseamos.»

 

< Volver