Noventa y siete etarras, en la prisión de Soria. 
 Partidos vascos: No al traslado de presos     
 
 Diario 16.    28/12/1978.  Páginas: 1. Párrafos: 15. 

Noventa y siete etarras, en la prisión de Soria

Partidos vascos: No al traslado de presos

BILBAO, 28 (Corresponsal D16-. — Distintos partido* políticos de Eus-kadi calificaron de «nuevo error político» el traslado ayer de 97 presos políticos vascos recluidos en Basauri, Martutene (San Sebastián), Nanclares de la Oca (Álava) y Pamplona, a la prisión provincial de Soria, donde serán custodiados exclusivamente por Fuerzas de Seguridad del Estado.

El traslado se produjo de manera sorpresiva, a las cinco de la madrugada y, según una nota conjunta de los Ministerios de Justicia e Interior fue debido a las «informaciones obtenidas sobre la existencia de un plan de evasión de miembros de la organización terrorista ETA, de las prisiones de las provincias vascas».

Todos los presos se encontraban en huelga de hambre en solicitud de amnistía, en protesta por el asesinato de José Miguel Beñarán «Argala», y para pedir que cese la actual ola represiva en Euskadi.

Sin funcionarios, en Soria

Bandrés manifestó su extrañeza ante estos traslados, toda vez qué «últimamente había estado haciendo trámites para el traslado a ramplona Se loa presos navarros que se .encuentran en Burgos. Incluso, en el momento de recibir la noticia, estaba redactando una nueva solicitud para otro de mis defendidos en este mismo sentido».

La extrañeza del senador vasco se tornó en crítica hacia los procedimientos de custodia que se anunciaron ayer para la cárcel de Soria.

La nota de los Ministerios del Interior y Justicia informaba, que «la vigilancia y custodia de esta prisión, tanto interior como exterior, estará a cargo en exclusiva de los Cuerpos y Fuerzas de la Seguridad del Estado» y no, como es habitual, de los funcionarios de Instituciones Penitenciarias.

PCE: Inoportuno y poco tranquilizador

El Partido Comunista de Euskadi (EPK) calificó «de inoportuno el traslado de los 97 presos vascos», a través de un comunicado facilitado ayer a los medios informativos.

«La medida —añaden— no contribuye a tranquilizar los ánimos de la población vasca y además entra en contradicción con las reiteradas afirmaciones del director general de Instituciones Penitenciarias, García Valdés, de mantener a los presos en las cárceles más próximas a su localidad.»

Los familiares de los presos trasladados alertaron, a su vez, sobre los riesgos de este traslado, teniendo en cuenta las condiciones físicas de todos ellos, a consecuencia de una huelga de hambre que ayer cumplía el séptimo día. Señalaron igualmente que durante estos hechos no habían recibido atención médica adecuada y, únicamente, habían sido visitados por un practicante.

PNV: Que vuelvan

El Euskadi Buru Batzar (máximo organismo del PNV), manifestó su total disconformidad con una medida que «está en contradicción con los propósitos expresados por altos representantes de la Administración, y que choca frontalmente con las gestiones que venían desarrollándose para lograr la permanencia de todos los presos vascos dentro del país».

«Ante la evidente inoportunidad política del traslado —termina el comunicado—, el PNV solicita de las consejerías del Interior y Justicia del CGV, que gestionen urgentemente con el Gobierno la revocación de tal medida.»

 

< Volver