País Vasco. 
 El toro por los cuernos     
 
 Diario 16.    12/12/1978.  Página: 3. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

El toro por los cuernos

La Conserjería del Interior del CGV, a cuya cabeza está el socialista Txiqui Benegas, ha elaborado un documento sobre «el derecho a la vida», conmemorativo del XXX aniversario de la declaración de los Derechos del Hombre. Buen tema, oportuno tema, a finales de diciembre de 1978 y en Euskadi.

Lo malo es que este oportuno tema lo ha sido permanentemente desde hace meses y más meses, mientras la Conserjería del Interior del CGV ha dado casi siempre la callada por respuesta. Las dilaciones en política tienen su precio y hay que empezar por reconocer que no se entiende bien que un documento de esta especie no haya salido hasta ahora a la luz. E incluso ahora mismo tiene sus márgenes de ambigüedad, si se tiene en cuenta que resulta un poco abstracto y no acaba de coger el toro por los cuernos y nombrar la soga en casa del ahorcado, que es buena norma de sintaxis política,

Y la soga de Euskadi es, hoy por hoy, el terrorismo y la presión ambiental —terror en

sentido estricto— qué ejerce sobre las masas vascas. En este sentido, el documento es más filosófico que político, aunque hay que decir que esto no es un defecto si, paralelamente, se han esbozado los puntos de una estrategia práctica para la lucha contra el terrorismo.

Parece que, al menos en estado embrionario, las fuerzas políticas vascas cuentan ya con tal estrategia, que se ha hecho prioritaria en este periodo posconstitucional que acabamos de iniciar. La pacificación de Euskadi. en efecto, se nos va a convertir en cuestión condicionante de todo el despliegue legislativo y político que va a seguir a la aprobación de la Constitución. Porque, dados los porcentajes obtenidos en el referéndum del País Vasco, la Constitución puede convertirse en papel mojado si las fuerzas políticas reales —f undamentalmente PNV y PSOE— no se deciden a afrontar con energía un peligro que, antes que a nadie, les amenaza a ellos mismos. Que sean consecuentes es lo mínimo que cabe pedirles.

 

< Volver