Autor: J. R. M.. 
 En el escaño de diputado. 
 Jesús Elorriaga, sucesor de Ajuriaguerra     
 
 ABC.    30/08/1978.  Páginas: 1. Párrafos: 3. 

EN EL ESCAÑO DE DIPUTADO

JESÚS ELORRIAGA, SUCESOR DE AJURIAGUERRA

Bilbao. 29. (Crónica de nuestro corresponsal.) Josu Elorriaga, de treinta y seis años de edad, economista, empleado de Iberduero, hombre de corta trayectoria dentro del P. N. V. —«hace solamente dos años que se integró al partido»—, ocupará el escaño de diputado que ha dejado vacante el fallecido Juan Ajuriaguerra. La decisión se ha hecho firme este mediodía, cuando el propio interesado comunicó su aceptación al Comité Regional de Vizcaya. En sus primeras manifestaciones públicas, tras el nombramiento, confesó estar muy tranquilo, «ya que la distancia astronómica que separa mi persona con la figura de Ajuriaguerra impedirá comparaciones y me evitará la tentación de emularle. Mi propósito es dedicarme con intensidad a mi nueva actividad política al servicio de mi partido y del pueblo vasco». Preguntado si había encontrado muchas dificultades para aceptar el escaño, Josu Elorriaga dijo que lo había pensado mucho, «porque es una decisión trascendental y conlleva cambio radical de mi vida; yo siempre he sido un profesional —agregó— y la vida política es algo totalmente nuevo para mí. Espero acostumbrarme deprisa».

El nuevo diputado espera tomar contacto directo con la vida de la Cámara para conocer en profundidad su funcionamiento, y no se ha arriesgado a emitir un Juicio sobre el resultado de la actividad parlamentarla desde su perspectiva de hombre de la calle. No obstante, señaló, que se habían Podido apreciar en el curso de los debates parlamentarios «intervenciones orillantes y menos brillantes.

En cuanto al tratamiento constitucional de los temas más importantes para, el País Vasco, Elorriaga opina que aún no se puede hablar de un tratamiento definitivo, ya que se siguen planteando enmiendas en el Senado, y que hay que esperar ai final de estos debates. Tampoco anteo manifestar una postura definitiva en el caso de que la Constitución no reconozca la reintegración foral. y se remitió al funcionamiento asambleario del partido,— J. R. M.

 

< Volver