El PNV retorna a la tradación     
 
 Diario 16.    21/12/1978.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

El PNV retorna a la tradición

El rotundo triunfo obtenido por la línea tradicional del PNV as elecciones del Euskadi Buru Batzar, ejecutiva de ese partido ha sido calificada en algunos medios políticos como el éxito sector conservador contra un pretendido movimiento renovación que en ciertos medios informativos ha llegado a calificarse de progresísta. El juego de palabras hábilmente utilizado para predecir una simple pugna de cuadros como un enfrentamiento ideologico entre "socialistas" y "reaccionarios", no tiene, sin embargo, ni mucho menos, el alcance que se pretende.

Afectivamente, desaparecido Juan Ajuriaguerra, líder indiscutible que aglutinaba, sin apenas oposición, en su persona todas las ;ncias lógicas en un partido interclasista y hasta contradictorio algunos aspectos, y los sectores parlamentarios de reciente incorporación, aleccionados en una buena parte entre los idearios politicos de la democracia cristiana centroeuropea y aliados con los socios empresariales y financieros vascos, han intentado cerrar etapa de predominio nacionalista, sentimental e independencia dejar paso a unas posturas más modernas, conectadas en demagogía e intereses con las raíces donde ellos mismos han nacido.

Sin embargo, la gran base del PNV, fiel a la tradición interelación, a las relaciones laborales del más puro paternalismo, y enralzar, en la genuina aceptación del término abertzale (patriota) ha mostrado que, tras el largo periodo del franquismo, las esencias ,PNV siguen bebiendo en aspiraciones independentistas, más ultimas a los sectores nacionalistas radicalizados o a la izquierda ízale que a las corrientes democristianas y de aspiraciones estatutas que auspiciaban algunos de sus parlamentarios.

No ha sido, pues, una lucha entre conservadores y progresistas, e socialistas y el bunker, como se ha querido presentar. Por precisamente los llamados conservadores han abogado por foros de acercamiento social, en tanto que los progresistas quizá Mantengan unidos en torno a intereses más concretos y dentro as corrientes europeas del momento.

Ha triunfado el nacionalismo tradicional, unido casi siempre en financiero a las buenas disposiciones de las fortunas sudamericana, que en Euskadi juegan un papel puramente altruista, en defensa de los sentimientos familiares y ajenos a la concepción clásico del grupo de presión.

El futuro de un partido que es mayotario en Euskadi puede obra, libre de la presión moral de alguno de sus líderes parlamentarios y de la familia de políticos recién llegados, encontrar una mas fácil salida a las posiciones de los grupos nacionalistas radicalizados de izquierda, aunque ello suponga un distanciamiento enludible de los que parecían sus aliados naturales: la UCD.

Aun así, los largos meses transcurridos desde el inicio de la Porma en el Estado y la alineación de! PNV con el proceso miado el 15 de junio ha creado ya demasiadas barreras entre sus abetzales propíos y los de formulaciones socialistas radicales. La alenda, el camino de la participación en las legislativas, en la asamblea de parlamentarios, en el Consejo General Vasco, y en el proceso del estatuto, han marcado posiciones estratégicas que hoy parecen insalvables.

Un nacionalismo como éste, de cuña tradicional, pero condicionado ya al proceso político, podrá rascar importantes sectores abertzates alineados hoy en las socialdemocracias de algunos pardos integrados en Herri Batasuna, pero difícilmente será un nexo de unión con postulados márxistas radicales de los otros partidos. en suma, el PNV crecerá en el campo nacionalista, aunque pueda srder parte de la clientela indecisa que le llegó a última hora del enpresariado, porque no creía en el enraizamiento en el País vasco de partidos herederos de una fuerte tradición estatalista.

 

< Volver