Autor: F. S.. 
 Según el Washington Post. 
 El ímpetu vasco a favor de la autodeterminación pierde apoyo democrático     
 
 Informaciones.    07/07/1978.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

SEGÚN EL «WASHINGTON POST»

«El ímpetu vasco a favor de la

autodeterminación pierde apoyo

democrático»

NUEVA YORK, 7 (INFORMACIONES, por F. S.).

EN un artículo de unas mil palabras sobre la situación en el País Vasco, el «Washington Post de ayer afirma que «el ímpetu vasco a javor de la autodeterminación y la autonomía, plena ha comenzado a perder apoyo en España», y que «.muchos sacerdotes católicos están ayudando a los guerrilleros separatistas de E.T.A>.

"No hace mucho la mayor parte de los demócratas españoles apoyaban plenamente las demandas vascas de autodeterminación y presionaban firmemente para conseguir la puesta en libertad de los guerrilleros separatistas vascos detenidos por luchar contra el Gobierno del generalísimo F. Franco", dice el "Post" en crónica de su corresponsal en Madrid, Miguel Acoca. "Ahora, sin embargo, el ímpetu vasco... ha empezado a perder apoyo."

Como causas de ese cambio, el diario norteamericano cita la reciente ola de violencia y la oposición del Partido Nacionalista Vasco y grupos separatistas a la cláusula del proyecto cíe Constitución en que se concede cierta autonomía a las regiones de España. Acoca afirma que ambos hechos "han aislado a los vascos".

El diario recoge opiniones de algunos funcionarios españoles convencidos de que

el Gobierno y los dirigentes políticos de nuestro país no entienden el problema vasco. Según uno de estos funcionarios, "las nuevas medidas antiterroristas son el resultado de la opinión de que si el Gobierno no actuaba contra los separatistas vascos, intervendrían los militares y pondrían fin a nuestro experimento democrático".

El "Post" recoge las posiciones sobre el problema vasco del Partido Comunista y Comisiones Obreras —"que está haciendo campaña contra E.T.A. entre los obreros vascos"—, el P.N.V. y funcionarios del Gobierno, y concluye que "los derechos exigidos por los vascos son nada menos que la República casi independiente que tuvieron durante poco tiempo en la guerra civil".

"Está claro —añade— que ni el Rey Juan Carlos I ni el presidente Suárez pueden ir tan lejos sin enfrentarse al Ejército y la extrema derecha."

 

< Volver