Autor: Unzueta, Patxo. 
 Regiones. Anteproyecto de Estatuto de Autonomía del País Vasco. 
 El PNV considera demagógica la retirada socialista     
 
 El País.    09/12/1978.  Página: 17. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

Sodupe: "No encajan la derrota en el tema de los conciertos"

El PNV considera demagógica la retirada socialista

PATXO UNZUETA, Bilbao

En contraste con el desencanto de los socialistas, el PNV no oculta su satisfacción por la forma como la ponencia ha resuelto la . mayoría de los puntos conflictivos surgidos en la elaboración del anteproyecto de estatuto. Así lo hicieron constar ayer Kepa Sodupe y Juan José Pujana, en una rueda de prensa convocada en Bilbao y en la que las referencias al PSOE y al abandono de la ponencia fueron constantes.

En opinión del PNV la verdadera causa de la postura final de los socialistas ha sido el ver derrotados sus planteamientos respecto a los conciertos económicos. Las otras divergencias citadas por el PSOE para justificar su negativa a firmar el texto son consideradas «secundarias en realidad» e incluso, algunas de ellas, «incomprensibles».

«El PSOE -dijo Sodupehabía aceptado en el seno del Consejo General el principio de la figura de los conciertos económicos como base del sistema de la Hacienda autónoma. Sin embargo, al llegar a ese punto en la discusión del articulado, anunciaron que no firmarían el texto si se mantenía esa figura. Y en este tema no se puede aducir que caben distintas interpretaciones, porque contamos con un modelo concreto, vigente hoy en Álava, que muestra lo que es un concierto económico. Se trata, simplemente, de generalizar ese modelo al conjunto de la comunidad autónoma.

. Por otra parte, el PNV considera «demagógico» contraponer el planteamiento de los conciertos a los «intereses de una gran parte de los trabajadores vascos». «Los conciertos —opinó el diputado Sodupe— regulan únicamente la forma de repartición de los recursos tributarios entre la comunidad autónoma y el Estado. Nada tienen que ver, pues, con diferentes presiones fiscales, solidaridad interregional, u otros temas sacados a relucir a destiempo por el PSOE. Por el contrario —añadió—, al defender un punto de vista centralista, el planteamiento del PSOE incapacita a los poderes autonómicos para resolver problemas concretos de los trabajadores a los que alude, tales como la sanidad, el equipamiento de los barrios, y otros.

Planteamiento contraforal

«Mucho nos tememos —prosiguió Pujana— que los verdaderos motivos del PSOE sean de tipo

electoralista. Cuando Alfonso Guerra habla de que queremos crear "paraisos fiscales" está contribuyendo inconscientemente a acreditar la imagen impulsada por la derecha más reaccionaria de autonomía vasca como equivalente a privilegio costeado por los otros pueblos del Estado.» El segundo motivo esgrimido por el PSOE para justificar su salida de la ponencia, el del «provincialismo» del actual texto, es «aún más incomprensible». El planteamiento del PSOE a este respecto es, por otra parte, «manifiestamente contraforal». Nosotros planteábamos asignar una sene cerrada de atribuciones al Parlamento vasco, reputándose el resto competencia de las Juntas y demás órganos provinciales, de acuerdo con nuestra concepción confederal y descen-tralizadora. Hemos cedido, precisamente para tratar de acercarnos al planteamiento del PSOE, aceptando la fórmula, que aparece en el texto, evitando enumerar esas competencias del Parlamento y con la sola cautela de que no se vulneren los regímenes privativos de cada territorio. La fórmula era aceptable para todos y sólo el PSOE se negó a hacerlo, en contra de todos los demás ponentes.»

Sobre el tema de Navarra, señalado también por el PSOE, «no puede legítimamente considerarse que haya graves divergencias. Nosotros estuvimos de acuerdo en introducir una disposición transitoria que regulase la incorporación de este territorio si asi lo decidía el pueblo navarro, y si no se hizo fue porque el PSOE abandonó la ponencia antes de llegar a ese punto».

El debate en torno a las competencias ha revelado, a juicio del PNV, «un insospechado talante centralista por parte del PSOE, que se ha opuesto a cuestiones como la declaración del euskera como lengua nacional, en régimen de conficialidad con el castellano, o que el desarrollo legislativo en materia de seguridad social sea competencia autonómica y a otros planteamientos nada radicales y apoyados por todos los demás partidos.».

Los dos líderes nacionalistas concluyeron expresando sus temores de que UCD «cambie de camisa en Madrid y bloquee, junto con el PSOE, algunos de los aspectos fundamentales del anteproyecto».

 

< Volver