Autor: Barbero, David. 
   Más de cinco mil trabajadores de Vizcaya protestaron contra el atentado de Lemóniz  :   
 ETA se ha atribuído la colocación del explosivo. 
 Informaciones.    21/03/1978.  Páginas: 1. Párrafos: 20. 

Más de cinco mil trabajadores de Vizcaya protestaron contra el atentado de Lemóniz

BILBAO, 21 (INFORMACIONES, por David. Barberol.

Mas decinco mil personas participaron ayer en la asam blea convocada por diversas centrales sindicales en Bilbao con el fin de celebrar un funeral por los dos trabajadores muertos en el atentado del pasado viernes contra la central nuclear de Lemóniz y para protestar por este acto de violencia.

E.T.A. SE HA ATRIBUIDO LA COLOCACIÓN DEL EXPLOSIVO

Con el fin de participar en este acto, los trabajadores de numerosas fábricas, oficinas, comercios y delegaciones bancarias abandonaron sus centros de trabajo, uniéndose asi a la jornada de luto convocada por los trabajadores de la central nuclear en construcción.

El acto comenzó poco después de las once y asistió la casi totalidad de los trabajadores de Iberduero, ya que las oficinas fueron cerradas al público, quedando solamente el personal imprescindible para el mantenimiento. En los funerales también estuvieron presentes miembros del Consejo de Administración de Iberduero, presidente de la Diputación, varios diputados, alcalde de Bilbao y varios concejales, así como el diputado de U.C.D. don Ricardo Echanove y señor Martín Fernández Palacio.

El párroco del barrio bilbaíno de Sautuchu, don Félix Jiménez, ofició la misa. En primer lugar, y a modo de presentación, dijo haber estado varios años en el barrio • de Ollargan, y «que cuando me muere un trabajador muere almo mío». Afirmó que este era un acto de solidaridad con la familia de los fallecidos y de paz para todos.

A lo largo de la homilía, el párroco de Santuchu, entre otras cosas, dijo que «el mundo trabajador siempre ha sido y será la víctima del Poder». Por último terminó diciendo que «hay que dar la vida por los demás, no arrancarla por los demás».

Una vez finalizada la ceremonia religiosa y después de unas breves palabras con dos de los miembros de las centrales sindicales que habían convocado el acto, el párroco, de Santuchu invitó a los asistentes a que se retiraran a sus casas en silencio y en paz, agradeciendo la presencia de todos ellos.

Fue entonces cuando un portavoz de la asamblea de los trabajadores de Lemóniz se acercó al altar pidiendo la palabra en representación de la asamblea que en esos momentos se estaba celebrando

en Sestao. Después de un pequeño forcejeo de los organizadores del acto y a petición de algunos de los asistentes, hizo uso de la palabra denun-ciendo el oportunismo de las centrales sindicales, acusándolas de dividir la «unidad que los trabajadores queríamos», palabras que fueron aplaudidas. Seguidamente hicieron uso de la palabra representantes de los comités de U.G.T. y CC.-OO., quienes quitaron importancia a los acontecimientos.

A continuación volvió a tomar la palabra el representante de la asamblea de los trabajadores de Lemóniz, quien dio lectura a un comunicado aprobado en la misma y que textualmente dice: «Ante los hechos ocurridos en la central nuclear de Lemóniz, en los que perdieron la vida dos compañeros y resultaron heridos catorce más, condenamos enérgicamente cualquier tipo de acción que ponga en peligro la integridad física de los Trabajadores. Entendemos que los trabajadores de Lemóniz, cogidos entre dos fuegos, no podemos ser los que paguemos las consecuencias de unas decisiones ajenas a nosotros, ya que sólo buscamos un puesto de trabajo para cubrir nuestras necesidades. Ante la confusión existente por los hechos ocurridos en Lemóniz, exigimos1 una clarificación de los mismos a todas las organizaciones y organismos implicados. Creemos que los intereses de los trabajadores de Lemóniz son los intereses de toda la clase obrera.»

El comunicado termina pidiendo responsabilidades . a Iberduero y al Gobierno, «que están construyendo írregularmente una central nuclear anti popular», afirmando que «debe ser el pueblo quien se posiciones sobre la polémica central nuclear».

E.T.A. SE EXPLICA

E.T.A. militar ha reivindicado mediante un extenso comunicado de tres folios y medio el atentado llevado a cabo el pasado viernes contra

la central nuclear de Lemóniz, en el que murieron dos trabajadores y otros catorce resultaron con heridas leves.

En el comunicado, la organización E.T.A. asegura que estas desgracias personales, sobre todo las muertes, fueron ocasionadas por la acción que reivindican «de manera totalmente accidental y de modo completamente ajeno» a sus propósitos. Los autores del comunicado aseguran que han esperado a hacer público el mismo para llegar a la certeza de que antes de producirse la explosión se realizaron tres llamadas telefónicas a Radio Popular y a la centralita telefónica de la propia obra de Lemóniz informando «insistentemente» de la colocación del artefacto explosivo que posteriormente ocasionó las muertes.

Según el comunicado, el intervalo de tiempo transcurrido entre la primera y la última de las llamadas osciló entre treinta y .quince minutos antes de que se produjera la explosión. Asimismo, se dice que en las llamadas se indicaba el lugar aproximado donde había.sido colocado.

Incluso en otros párrafos del comunicado se afirma que con no atender a las llamadas para prevenir las muertes, se ha podido pretender el cargar con la culpa a la organización E.T.A., enfrentando así a los trabajadores y tratar de impedir la movilización del pueblo.

En los últimos párrafos, el comunicado de E.T.A. afirma que esta organización pretende unirse al sentimiento de solidaridad que ha surgido hacia las familias de los trabajadores muertos, a la vez que insiste en que estas circunstancias, en lugar de desmovilizar al pueblo, deben ser un motivo más para la lucha.

E.T.A. ha reiterado, una vez más, su decisión de continuar con la lucha armada como instrumento político

para alcanzar un estado socialista vasco, en un documento divulgado en las páginas de su órgano oficial «Zutik».

La E.T.A. reconoce, sin embargo, que el haber concedido prioridad a la lucha armada sobre la lucha de masas, estaba motivado desde la muerte de carrero Blanco por un análisis Idealista.

E.T.A. considera que" no existe aún un marco democrático suficiente para que las clases populares y patrióticas vascas puedan expresarse libremente, por lo que ia lucha armada "Gene una función que cumplir.

Con arreglo a estos presupuestos, E.T.A. sería el brazo armado del pueblo, al que protege de las agresiones antidemocráticas, que procedan de sectores sociales del propio Pais Vasco o del exterior de Euskadi.

En el comunicado se reco´nóce que algunos sectores populares han modificado ´la imagen que tenían de E.T.A., pero niega que ello se deba a un cambio en la propia organización, y lo atribuye al error de esos mismos sectores que la consideraban tan sólo como simple organización de antifranquistas, sin , analizar la autodefinición de E.T.A., que se califica como socialista, revolucionaria, vasca y de liberación nacional.

 

< Volver