Agresiones a la policía de San Sebastián  :   
 Varios miembros de la Fuerza Pública fueron brutalmente agredidos cuando paseaban de paisano. 
 El Alcázar.    06/10/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

AGRESIONES A LA POLICÍA EN SAN SEBASTIAN

• Varios miembros de la Fuerza Pública fueron brutalmente agredidos cuando paseaban de paisano

San Sebastián ha sido escenario de brutales agresiones contra miembros de la Fuerza Pública que se encontraban de paisano circulando por diferentes puntos de la ciudad. En el transcurso de la misma jornada en que se celebró en la Diputación Provincial una misa por el alma del que fue su presidente, Juan María Araluce Villar y miembros de su escolta asesinados por la ETA, grupos que llegaron a alcanzar las 1.500 personas recorrieron las calles del casco viejo en actitud agresiva gritando "ETA, el pueblo está contigo" y otros slogan, formando grupos de defensa para evitar la actuación de los "incontrolados". No hizo acto de presencia la Fuerza Pública.

Más tarde, a las once y media de la noche, cuando los policías armados Tito Pablo López Amarante, Tomás García Sánchez, José Luis Ayala García y Manuel Garrido Hinarejos salían vestidos de paisano hacia sus domicilios fueron agredidos, cacheados, y derribados por un grupo de unas 250 personas, y tras alegar que eran militares y no iban armados fueron puestos en libertad.

Sobre las 22,45 horas, cuando los policías armados Miguel Sánchez González y Juan González Rodríguez vestidos de paisano transitaban por las inmediaciones de los jardines Álberdi-Eder, fueron sorprendidos por un grupo de unos 50 jóvenes que al verlos dijeron: "A por ellos que son policías". Estos iban desarmados por lo que en la carrera uno de ellos fue alcanzado siendo golpeado por una barra de hierro en la cabeza al tiempo que decían "éste es el que cogió a los etarras de Martutene", y siendo llevado después a la cafetería California donde estaba el otro policía armado que se refugió en el sótano. Al negar ambos en el careo que eran agentes de la autoridad, fueron de nuevo agredidos. Al hacer acto de presencia la Fuerza Pública, abandonaron el local, no sin antes herir en la zona temporal y clavícula izquierda a un miembro de la dotación. Se practicó la detención de uno de los miembros del comando.

Asimismo actuaron grupos de piquetes o milicias populares que exigían la documentación a los ciudadanos que circulaban por la parte vieja. Estos grupos de milicianos dijeron estar autorizados por el gobernador civil para desempeñar este cometido.

 

< Volver