Aclaraciones de Juan Antonio Ybarra sobre los incidentes de San Sebastián. 
 "Yo no saqué ningún arma"  :   
 "Lo hicieron, pero sin apuntar a nadie, dos inspectores de mi escolta cuando nos lanzaron tuercas con tiragomas". 
 Pueblo.    06/10/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

Aclaraciones de Juan Antonio Ybarra sobre los incidentes de San Sebastián

YO NO SAQUE NINGÚN ARMA"

«Lo hicieron, pero sin apuntar a nadie, dos inspectores de mi escolta cuando nos lanzaron tuercas con tiragomas»

BILBAO. (PUEBLO.)—Informaciones difundidas ayer por el diario «Egin», se referían a los momentos de tensión que se vivieron en el Casco Viejo de San Sebastián, por la actuación de los piquetes de autodefensa», montados con ocasión de cumplirse el primer aniversario del asesinato del que fue presidente de la Diputación, señor Araluce, y ante la posible presencia de grupos «incontrolados». Uno de aquellos piquetes —se informaba— vio en la callé del Puerto a un grupo integrado por varios jóvenes con barbas y pantalones Vaqueros que acompañaban a otro vestido con traje azul. Al acercarse un fotógrafo que acompañaba al piquete, varios jóvenes esgrimieron pistolas, mientras que el resto, incluido el del traje azul, se refugiaba en un restaurante. Posteriormente se averiguó .que el joven del traje azul era don Juan Antonio Ybarra, y el resto, policía de su escolta de protección. Esta

era, en resumen, la información a que nos referíamos.

En Bilbao, a su regreso de

San Sebastián, Juan Antonio Ybarra, hijo de Javier de Ybarra, ha explicado así

lo sucedido: Me habían citado a comer con varios amigos en el restaurante Juanita Kojua y llegué a la parte vieja con la escolta que me acompañaba oficialmente desde la muerte de mi padre. Esquivamos varias veces a piquetes y a gentes que quería sacarnos fotografías, hasta que nos lanzaron ´tuercas con tiragomas. Una tuerca le pegó a un inspector en la cabeza, y otra, a mí en la solapa del traje."

«Como la tensión había aumentado peligrosamente y la gente se arremolinaba, dos de los inspectores que

me acompañaban saca ron sus pistolas, sin llegar, en ningún momento a apuntar con ellas. Las de la escolta se identificaron, pero no había forma de que la situación se normaíizora. Asi que aceptamos salir de la zona, pero no por cobardía, sino paro evitar que ocurrieran cosas más graves. Yo, personalmente, no saqué ningún arma.»

 

< Volver