Autor: Idoyaga, Juan Manuel (Periodista; Diario 16 (Bilbao)). 
 Reivindicados por los bereziak de ETA (m). 
 ETA (p-m) condena los asesinatos de Guernica     
 
 Diario 16.    13/10/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 13. 

Reivindicados por los bereziak de ETA (m)

ETA (p-m) condena los asesinatos de Guernica

Juan Manuel Idoyaga

BILBAO, 13 (D16).-—La dirección de ETA político-mi-Qitar ha criticado duramente el atentado realizado por ETA militar el pasado sábado contra Augusto Unceta y que provocó la muerte del presidente de la . Diputación vizcaína y de dos miembros de su escolta.

La dirección de ETA p-m sostiene que esta acción de sus rivales "no contribuye en nada a defender a nuestro pueblo y, en consecuencia, es gratuita".

Más adelante, en un comunicado facilitado al nuevo diario donostiarra "Egin", los dirigentes de ETA p-m analizan el atentado sosteniendo que "en realidad no responde más que al intento de recuperar un protagonismo de primer plano por parte de quienes no tienen ninguna confianza ni en el pueblo de Buskadi ni en su propio futuro como defensores de las conquistas que éste vaya alcanzando".

"No es más que enquistarse en una ficticia aureola heredada de la situación bajo el franquismo —continúan—, no es más que repetirse continuamente que aquí no ha cambiado nada y al final acabar por creérselo, olvidando que para el pueblo vasco, aunque sólo sea en parte, sí han cambiado las cosas. No es. en fin, más que desvirtuar la lucha armada socavando y desprestigiando lo que ha sido ¡a imagen y la realidad de ETA durante la lucha contra la dictadura."

Este comunicado de la dirección ETA p-m no ha sorprendido demasiado, sin embargo, a los observadores políticos vascos, después de las declaraciones que este mismo grupo concediera hace algunas semanas al mismo diario en el sentido de que "ante la situación política actual la lucha armada pasaba en su estrategia a un segundo término". En este mismo sentido se pronunciaban también en el comunicado hecho público ayer.

" El principal responsable de que la violencia continúe en Euskadi no es otro que el Gobierno —continúa—, ,que amparándose en el poder de las estructuras represivas heredadas del régimen anterior, regatea la amnistía, a fin de mantener el mayor tiempo posible al pueblo vasco bajo su control, niega el reconocimiento y la legalización de las corrientes políticas existentes en Euskadi tal como son y sin mistificaciones, y aplaza sin más motivo que su interés particular la celebración de elecciones municipales y la negociación de la autonomía a partir de ellas."

Aunque este cambio de actitud de ETA p-m ha sido recibido con interés por los partidos políticos vascos, éstos han señalado repetidas veces que no aporta gran cosa a la modificación de la actual situación de Euskadi en tanto no sea compartida por ETA militar y los bereziak, que, fusionados recientemente, siguen manteniendo la dinámica de la lucha armada.

"En lo que respecta a las funciones atribuidas a. la lucha armada en la, coyuntura actual —dicen—, lo hicimos porque éramos conscientes de ese cambio cualitativo, porque pensábamos y lo seguimos pensando que el pueblo vasco estaba plenamente capacitado para asumir las riendas de su propio destino. Por eso creíamos y creemos que el protagonismo de ETA debía pasar a un segundo plano, pero ello no significa que debamos desaparecer como organización, porque los actuales aparatos armados de la oligarquía, tanto los oficiales como los paralelos, siguen intactos y ya se preparan nuevas legislaciones represivas."

El análisis político de los dirigentes de ETA (p-m) critica también a los partidos políticos e instituciones vascas por sus condenas unilaterales al atentado contra Unceta y al Gobierno al que acusan ser ti causante de la violencia de Euskadi.

Precisamente a raíz de las ¡conversaciones mantenidas hace un año por la dirección político-militar con los representantes del Gobierno, los comandos bereziak (aparato armado de ETA p-m) decidieron expulsar a su dirección, acusándola de "liquidacionista de la lucha armada".

En este sentido se pronunció recientemente ETA militar, que llegó a asegurar que la función actual de la dirección p-m, prácticamente tolerada en el interior del País Vasco, era la de "liquidar la lucha armada y, en consecuencia, intentar anularles, desprestigiándoles ante el pueblo".

Aunque hay que considerar que algunos militantes de los bereziak han retornado en las últimas semanas a la obediencia de su antigua dirección, la mayor parte de los elementos escindidos de las dos antiguas organizaciones de ETA militar y político-militar, fusionados ahora, prosiguen en la práctica de la lucha armada.

En esta situación de rivalidad, la dirección (p-m) ha concluido su comunicado con un reto al futuro. "El propio pueblo de Euskadi ha de ser quien llame la atención a unos ´y a otro» a. quienes quieren dormirse en sus laureles electorales y a quienes quieren suplantarle el protagonismo político con estrategias de fuego de artificio."

 

< Volver