Autor: Romano, Juan José. 
 Hacer teatro en Euskadi. 
 En busca de la voz propia     
 
 Diario 16.    20/10/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 11. 

Hacer teatro en Euskadi

En busca de la voz propia

Juan José Romano

BILBAO. 20 (D16).—El esperado .statuto de autonomía y su incidencia en el campo cultural puede ser la salvación de las dos docenas de grupos teatrales que actualmente existen en Euskadi, que viven de forma precaria y que han planteado ya una alternativa de cara a revitalizar el teatro en todo el País Vasco.

Con unos problemas sustanciales comunes, el teatro en euskera y el teatro en castellano afrontan, además, sus problemas específicos, consecuencia de una falta de infraestructura adecuada, contrariamente a lo que ocurre en otras nacionalidades, como Catalunya. En Euskadi sólo se puede hablar de teatro independiente, porque el comercial no existe. Los profesionales de la escena en el País Vasco han tenido que crear un público teatral que no existía y luchar contra corriente ante el cúmulo de trabas legales y administrativas que se interponían en su trabajo.

Euskera-erdera

El teatro vasco en erdera (castellano) nació en los ambientes universitarios. La problemática social, política y económica subió con él a las tablas. Más tarde, otro tipo de teatro vinculado a los movimientos populares surgió en Euskadi. De un público en cierto modo elitista, se llegó a un público netamente popular. En la primera época se encuentra el grupo Akelarre, que de la mano de Luis María Iturri recorrió los pocos escenarios teatrales del País Vasco, y consiguió triunfar en el festival de Sitges. La segunda versión tiene sus representantes más cualificados en Cómicos de la Legua, grupo netamente itinerante, que se euskeriza ahora con el sobrenombre Kirikilariak.

En los medios rurales comienza ahora a verse teatro en euskera. La lengua tantos años oprimida tiene, también, su rincón entre las candilejas. Pero, al menos en los primeros años y todavía ahora, es un teatro de autoconsumo, sin posibilidades de confrontación y con pocas posibilidades de enriquecerse. Esencialmente es un teatro de autor y, al decir de los críticos, "los autores euskaldunes no han sabido captar la "problemática actual y no han sabido adoptar las nuevas formas teatrales"

Al teatro en euskera se le acusa de no haber desarrollado la creación colectiva, aun cuando se reconoce que algunos grupos, como Intxisu, han llevado a escena formas parateatrales, consiguiendo espectáculos interesantes. "Cuando se trata de teatro de autor, la puesta en escena es primaria, y cuando se desarrolla una escenografía colectiva, las obras en euskera se ciñen a temas costumbristas del País Vasco: pastorales, carnavales, etcétera" han declarado a D16 profesionales de la escena vasca.

Dos proyectos de potenciación del teatro en su más amplio sentido son la Escuela de Teatro de Durango. "una iniciativa interesante que no podrá sobrevivir si no cuenta con el apoyo necesario", y la cooperativa Denok, apoyada por la Diputación foral de Álava, "que tiene unos planteamientos ambiciosos, un equipo muy amplio, y unas condiciones inmejorables, pero que tiene el problema de contar con mucha gente hecha teatralmente fuera de Euskadi Habrá que espera a ver sus resultados"

Libertad, amnistía y autonomía.

Cómo las calles, el teatro de Euskadi reivindica libertad, amnistía y autonomía. Libertad de actuación, sin las trabas que establece actualmente la vigente ley de Espectáculos. Una ley que, de alguna forma, depende de la buena o mala, fe de los cuerpos gubernativos.

Amnistía para revitalizar proyectos teatrales que dormían el sueño de los justos en los más diversos archivos municipales o provinciales. Tal es el caso de la Escuela de Teatro Guipuzcoana, subsistente desde antes de la guerra, pero congelada en manos inútiles y que ahora quiere revitalizar la Diputación Foral de Guipúzcoa.

Y autonomía para descentralizar el teatro, para que no tenga el carácter de paternalismo que actualmente tiene, "No queremos que el apoyo al teatro desde los organismos autonómicos sea sólo económico" sino de libertad de trabajo", reivindican los profesionales vascos. La autonomía es esencial para el teatro y "de ahí la reciente creación de una Asamblea de Teatro en Euskadi, que elaborará una alternativa a presentar a tos organismos autonómicos y tratará de la creación de una Escuela de Teatro Vasco".

 

< Volver