Los presidentes de los Colegios de Farmacéuticos de toda España. 
 Encerrados en Madrid     
 
 Pueblo.    22/06/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 13. 

LOS PRESIDENTES DE LOS COLEGIOS FARMACÉUTICOS DE TODA ESPAÑA

ENCERRADOS EN MADRID

MADRID. ((PUEBLO.) - El Consejo General de Colegios Farmacéuticos de toda España se han

encerrado en la sede de su consejo general, en Madrid, por tiempo indefinido, tras la asamblea mantenida

a lo largo del día.

Distintos colegios provinciales estaban considerando la posibilidad de adoptar la misma medida en apoyo

de su consejo general. La decisión - según, el portavoz del consejo - es consecuencia del conflicto que

mantienen con el Instituto Nacional de Previsión por la renovación de su concierto con la Seguridad

Social, que vence el próximo día.

Por otra parte, el Consejo General de Colegios Farmacéuticos difundió ayer una nota, que dice lo

siguiente:

1. En las conversaciones para el nuevo convenio con la Seguridad Social, la profesión farmacéutica, no ha

encontrado interlocutor válido, debido a una desconexión absoluta entre el Instituto Nacional de Previsión

y el Ministerio de Trabajo. De hecho, la representación oficial del Instituto Nacional de Previsión, además

de admitir su incompetencia para cualquier tipo de decisión, retiró, veinticuatro horas después, su única

oferta razonable a lo largo de estos meses, por orden del subsecretario de la Seguridad Social, Victorino

Anguera, cuya única solución del tema, después de las elecciones del día 15, ha sido la imperativa, en la

que cinco miembros de la Administración decidirán «democráticamente» contra cuatro representantes de

la profesión farmacéutica, basándose en una añeja ley verticalista.

2. En amplias notas, publicadas ayer por el Instituto Nacional de Previsión y por la Seguridad Social - que

confirman esta escandalosa desconexión burocrática -, ambos organismos pretenden garantizar el servicio

farmacéutico, sin garantizar ellos, a su vez, a los profesionales que lo prestan ni la cantidad ni la forma de

su pago. Es decir, ofrecen gratuitamente lo que ellos no dan, endosando, como siempre a costa de los

demás, los verdaderos problemas económicos de la Se-3. Según el Instituto Nacional de Previsión, su

postura se basa en la política de austeridad necesaria para el próximo quinquenio, que, por lo visto, se va

a basar en los 100.000 millones de pesetas que se piensan exigir en ese mismo período a los

farmacéuticos y a los beneficiarios, cuando, según todas las previsiones, el total de prestaciones sanitarias

superará los dos billones de pesetas, el capítulo de personal facultativo y burocrático pasará de 300.000

millones, y la asistencia hospitalaria superará con mucho el billón de pesetas.

De acuerdo con esta «austeridad», y con el visto bueno de la Seguridad Social, en el penúltimo Consejo

de Ministros se acaba de aceptar una subida de los precios de las especialidades que benefician

fundamentalmente a, las multinacionales, y que supondrá en el mismo quinquenio para la Seguridad

Social un nuevo gasto aproximado de 40.000 millones de pesetas. Gran parte de este dinero saldrá de

España en divisas, ya que la materia prima se importa a un precio cuatro y cinco veces superiores al

vigente en el mercado internacional.

4. Ante esta incomprensible actitud imperativa de la Seguridad Social, evidentemente perjudicial para los

españoles, que somos sus verdaderos accionistas, la Asamblea General de Colegios Farmacéuticos tiene

el deber de comunicar libremente lo que piensa de una actitud que estima irresponsable por parte de la

Seguridad Social:

- Es incomprensible que ante los razonamientos lógicos y legítimos de una entera profesión, la

Administración conteste ahora con contradicciones, amenazas y disposiciones imperativas.

- Resulta indignante, desde todos los puntos de vista, el desprecio con que una burocracia pagada por

todos los españoles, conculca los derechos de toda una profesión y pretende desfigurar ante la

opinión pública los verdaderos términos de sus problemas.

- Si los actuales gestores del Instituto Nacional de Previsión y de la Seguridad Social no son capaces

de resolver por las vías legales las prestaciones que deben a los beneficiarios, la solución parece clara, por

lo que al Gobierno se refiere.

- Ningún ordenamiento jurídico puede imponer a los ciudadanos la discriminación de una doble

contribución ni el ejercicio obligatorio de una profesión libre con condicionantes imperativos y

vejatorios. No hay españoles de segunda clase.

guridad Social. En ese caso concreto, la solución genial del Instituto Nacional de previsión es el pago

directo a las farmacias en las ventanillas y con los horarios democráticos que él determina, dando un paso

más en la burocratización de los sanitarios, con la consiguiente justificación de una nueva ampliación de

plantilla. O mucho nos equivocamos, o el farmacéutico, sobre todo el de los pueblos, tendría que cerrar la

farmacia un día sí y otro no para cobrar los medicamentos despachados la víspera.

 

< Volver