Autor: Roldán, Adolfo. 
   El miércoles podría quedar establecida la preautonomía vasca     
 
 Ya.    20/11/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 13. 

El miércoles podría quedar establecida la preautonomía vasca

El Consejo General del País Vasco, órgano de gobierno de los territorios que libremente decidan incorporarse • En Navarra, las elecciones municipales serán un auténtico plebiscito sobre la integración o no en el País Vasco • Leízaola, descartado como presidente del Consejo en la fase preautonómica

BILBAO

(De nuestro corresponsal, Adolfo Roldan.)

Todo hace suponer que el próximo miércoles el Consejo de Ministros ratificará el decreto-ley para el establecimiento de un régimen de autonomía provisional, con carácter transitorio, en el País Vasco. Con ello quedarán prácticamente concluidas las negociaciones entre los parlamentarios vascos y el ministro Clavero a falta sólo de ultimar detalles que se recogerán en un decreto complementario.

El texto del decreto ley preautonómico, conocido ya prácticamente en su totalidad, por una filtración, que ha causado malestar en el comité parlamentario negociador, consta de un preámbulo, diez artículos, dos disposiciones transitorias y cuatro disposiciones finales. En los primeros artículos se institucionaliza el Consejo General del País Vasco como órgano de Gobierno de los territorios que decidan libremente incorporarse al mismo. DOS FASES

Las elecciones del 16 de junio y las municipales—expresiones de la voluntad popular—tienen en el decreto ley una importancia capital. Dividen realmente «1 régimen preautonómico vasco en dos fases: en la primera, el Consejo General Vasco se articula de manera totalmente provisional sobre las elecciones del 15 de junio. El Consejo General Vasco se constituye en esta etapa a base de cinco miembros por región histórica vasca (Vizcaya, Álava, Guipúzcoa y Navarra), que pueden ser parlamentarios o personas elegidas por los parlamentarios de cada región. En la segunda fase, el Consejo, también con carácter provisional, se constituye en base a las municipales y a las elecciones del 15 de junio.

Los ayuntamiento® recién elegidos forman las juntas generales del Consejo Foral en el caso de Navarra, según normas que habrá que establecer democráticamente. Tres miembros de cada una de las Juntas de Álava, Guipúzcoa, Vizcaya, y otros tres del Consejo Foral de Navarra, constituirán el Consejo General Vasco de esta segunda etapa. A ellos se sumará n—.reconociendo la importancia de las elecciones del 15 de junio—otros tres parlamentarios de cada una de las cuatro regiones vascas.

LIBRE INCORPORACIÓN

El ámbito territorial sobre el que ejercerá su poder este Consejo General Vasco, según el artículo primero del decreto ley, será el de los territorios que libremente a él se incorporen. Esta incorporación depende de los parlamentarios de cada una de las regiones, en la primera fase, y de las juntas generales o Consejo Foral Navarro, en la segunda.

Se estima en base a esta fórmula que el Consejo General

Vasco, en la primera fase, 8* constituirá a base de representantes de Vizcaya, Álava y Guipúzcoa, no así de Navarra, dadla. la postura del partido gubernamental. A pesar de la previsible separación de Navarra en esta primera fase, el viejo reino, sin embargo, podrá estar de alguna manera representado en el Consejo General Vasco, gracias a una hábil fórmula que recoge el decreto ley, que se concreta en la posibilidad de que otros cinco representantes de cada región histórica en el Consejo General sean parlamentarios o personas elegidas por los parlamentarios; es decir, que los parlamentarios de Vizcaya, Guipúzcoa o Álava podrían elegir también a personas de origen navarro para dicha representación.

LAS MUNICIPALES: UN PLEBISCITO NAVARRO

En la segunda fase, el ámbito territorial del Consejo General Vasco dependerá de la Ubre Incorporación a este órgano de la* Juntas y Consejo Foral Navarro, surgido de las municipales. En el coso navarro, las municipales supondrán, según esta cláusula, un auténtico plebiscito popular sobre la incorporación o no al resto del País Vasco.

La presidencia del Consejo General vasco en las dos fases será colegiada, aunque los miembros del Consejo elegirán entre los propios miembros de este órgano a un presidente representativo. El Consejo General Vasco está pensado con carácter meramente provisional hasta que se consiga la autonomía definitiva. Esta característica hace que prácticamente todos los parlamentarios vascos desear ten a Leizaola como presidente del Consejo General Vasco en la fase preautonómica. La misión del Gobierno Vasco sería—según se desprende de declaraciones de miembros del PSOE y del PNV—la de hacer entrega del derecho histórico al Gobierno que salga del régimen autonómico definitivo, quedando al margen durante la fase preautonómica.

La entrada en vigor del decreto-ley será al día siguiente de su publicación en el "Boletín Oficial", lo cual ocurrirá tras la inmediata aprobación por la comisión de urgencia de las Cortes, previa autorización del Consejo de Ministros. Miembros de la comisión negociadora han hecho constar que el decreto, desde el punto de vista estrictamente legal, es del Gobierno y, por tanto, se incluye en él la posibilidad de la disolución del Consejo si se considera peligroso para la seguridad del Estado.

 

< Volver