En el Cuartel General del Ejército. 
 Misa por el alma del comandante Imaz     
 
 El Alcázar.    07/12/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

En el Cuartel General del Ejército

MISA POR EL ALMA DEL COMANDANTE IMAZ

Convocada por los compañeros de promoción del Comandante Imaz, vilmente asesinado a traición en Pamplona, se celebró a las cuatro y media de la tarde de ayer una misa por el eterno descanso de su alma.

El patio de armas del Cuartel General del Ejército —antiguo ministerio del Ejército— estaba lleno. Puede estimarse en unas cuatro mil personas la que asistieron al acto funerario, todos ellos militares o familiares suyos, ya que en los controles de entrada al recinto se exigía la documentación militar. Por este motivo fueron numerosas las personas que no consiguieron acceder al patio en donde se oficiaba la misa.

El acto religioso fue presidido por el vicepresidente primero para Asuntos de la Defensa. Asistió también el jefe del Estado Mayor del Ejército, así como varios tenientes generales, generales de División y Brigada.

En un lugar destacado se encontraba la viuda del Comandante Imaz, doña Teresa Azcona.

La gran mayoría de los asistentes vestían de uniforme, destacando entre ellos varios centenares de jefes y oficiales de la Armada y del Ejército del Aire, así como de la Guardia Civil y Policía Armada.

Ofició la misa el padre San Cristóbal, compañero de promoción del Comandante Imaz. Concelebraban con él ocho sacerdotes más entre los que se encontraba el Provicario General Castrense.

En el momento de la Consagración se oyeron por los altavoces que rodeaban el patio las notas del Himno Nacional. Más de dos centenares de personas recibieron la Comunión.

Al finalizar la Misa se rezó un responso. Posteriormente fue interpretado el Himno de Infantería que fue coreado por todos los asistentes. Al término del mismo se oyeron tres gritos que fueron contestados enérgicamente por los presentes: ¡Viva España! ¡Arriba España! ; Mueran los traidores!

A continuación el patio de armas del Cuartel General del Ejército fue desalojándose lentamente.

 

< Volver