Autor: Idoyaga, Juan Manuel (Periodista; Diario 16 (Bilbao)). 
 El artefacto fue explosionado a distancia en Marquina (Vizcaya). 
 Un explosivo-trampa de ETA hiere a dos guardias civiles     
 
 Diario 16.    14/10/1982.  Página: 13. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

Diario 16/14-octubre-82

NACIONAL

El artefacto fue explosionado a distancia en Marquina (Vizcaya)

Un explosívo-trampa de ETA hiere a des guardias civiles

Bilbao:

Juan Manuel IDOYAGA,

corresponsal

Un artefacto explosivo que se encontraba colocado al borde una cuneta y junto a la carretera en las proximidades de la localidad vizcaína de Marquina (Vizcaya), originó, al explosionar, el vuelo de un vehículo Land Rover, que formaba parte de un convoy de la Guardia Civil, y causó heridas a los dos guardias civiles ocupantes del mismo, uno de los cuales sufrió rotura de pelvis de carácter grave.

El explosivo había sido colocado a un kilómetro escaso del lugar donde hace apenas dos meses se había producido otro atentado similar contra otro vehículo de ese Cuerpo. Al fondo de una vaguada, cubierto de árboles y sin población en sus alrededores. Setecientos metros separaban el lugar del atentado del cruce de Izubieta, donde la carretera se bifurca en dirección a Guernica y a Marquina.

El convoy de la Guardia Civil, que transportaba material explosivo para unas carreteras próximas, se vio sorprendido por la explosión del artefacto que había sido escondido entre unos arbustos. Fue activado mediante un mecanismo eléctrico compuesto de cuatro pilas de 4,5 voltios cada una y unido por cables al lugar donde se encontraba apostado el comando.

La circunstancia de que no estuviera compuesto de metralla , como en otras ocasiones, ha podido salvar la vida a los dos ocupantes del automóvil, los guardias

civiles Andrés Ortega Molina y Juan Ortega García, que, sin embargo, sufrieron golpes y magulladuras de distinta consideración al volcar el vehículo y caer a la cuneta.

Controles.

Mientras los restantes miembros de la Guardia Civil volvían sobre sus pasos para auxiliar a sus compañeros, el comando agresor huía por alguna de las carreteras de la bifurcación, sin que los controles que posteriormente fueron montados en tos cruces próximos obtuvieran resul-

tados positivos para su detención.

Los dos guardias civiles heridos fueron recogidos por sus compañeros y trasladados en una ambulancia de Marquina, a la residencia sanitaria de la Seguridad Social en Cruces, Baracaldo, donde se le apreciaron heridas de cierta gravedad al guardia civil que conducía el Land Rover, Andrés Ortega Molina, al que se le ha diagnosticado «factura de las ramas íleo-iscomuliales izquierdas, de carácter grave». El otro herido, Juan Onega García, sólo sufre erosiones leves de

las que ha sido dado de alta.

Según las primeras investigaciones, el artefacto era del tipo llamado «hornillo», pero su poder explosivo se encontraba profundamente deteriorado a consecuencia de la humedad recogida por la persistente lluvia de las últimas horas previas al atentado. I Los miembros del convoy pertenecían a la Compañía Toledo, con destino en Bilbao.

 

< Volver