La inaudita reacción de Fraga     
 
 Diario 16.    05/11/1982.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

La inaudito reacción de Fraga

La inaudita reacción de Manuel Fraga ha sido la gran excepción a la regla, dentro de la respuesta a la vez firme y serena que los diversos estamentos de nuestra sociedad han dado al crimen de ayer.

Si cada vez que haya un atentado el líder de la oposición proclama que «asesinatos como el de hoy justifican mi afirmación de que hay que intentar entender al golpismo», los ruines pistoleros etarras habrán encontrado el mejor estímulo e incentivo para seguir matando.

Desde que los teóricos del terrorismo vasco explicaron que el objetivo de ETA era fomentar las «contradicciones internas» del sistema democrático español, no habían cosechado un premio semejante: nada menos que el dirigente de la nueva alternativa de poder, con más de cien diputados bajo sus órdenes, manifestando su «comprensión» por los golpistas, ante el cadáver del jefe de la unidad considerada clave en todas las intrigas involucionistas.

El tema es suficientemente grave como para tratarlo en días sucesivos con mayor detenimiento. No queremos, sin embargo, dejar de apelar hoy a las hondas y antiguas convicciones de hombres como Osear Alzaga, Pedro Schwartz o José Luis Ruiz Navarro. Si ellos no le paran a tiempo los pies a Fraga, será Fraga quien termine haciendo tropezar a Es-

 

< Volver