Autor: Santos, Carlos. 
   ETA pide a tiros la negociación con el PSOE     
 
 Diario 16.    05/11/1982.  Página: 7. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

Carlos Santos

ETA pide a uros la negociación con el PSOE

El modus operandi, la munición y la victima elegida para el atentado de ayer apuntan en una dirección hacia la que se encaminan las investigaciones policiales: ETA militar, que sale de su radio de acción habitual y se desplaza a Madrid, como ha hecho en otros momentos claves, para llevar a cabo sus acciones más sangrientas o más espectaculares.

En el Ministerio del Interior no ha causado especial sorpresa la realización del atentado: la Policía Había detectado hace varios días la posibilidad de que ETA militar llevara a cabo una acción «sonada» coincidente con el acceso al poder del PSOE.

Sí ha sorprendido, sin embargo, el momento en que la acción se ha llevado acabo: un mes antes de la investidura de Felipe González, cuando aún está en vigor el plan especial de seguridad del 28-0 y cuando media España está pendiente de la visita del Papa.

Las expectativas policiales se centraban en una fecha posterior: los primeros días del Gobierno socialista o las vísperas de su puesta en marcha. Razones todavía desconocidas han llevado a los terroristas a adelantar la fecha de esta nueva embestida contra tas Fuerzas Armadas y el conjunto de la sociedad, que se pronunció el día 28 por el cambio pacífico.

El asesinato del general lago tiene, según todos los análisis hechos a lo largo de ayer, un objetivo: contribuir a la desestabilización, crear inquietud y confusión en un momento delicado en el que los poderes públicos funcionan a medio gas y tos ministros tienen ya hechas las maletas para dejar paso a sus sucesores.

Pero la acción parece tener, no obstante, otra finalidad: se trata de una nueva y sangrienta prueba de fuerza por parte de una ETA que desde hace algún tiempo está reconsiderando su futuro y quiere forzar una negociación que le permita abandonar las armas.

Con este atentado —que puede ir seguido de otros— los terroristas no pretenden provocar, simplemente, al estamento militar, como ha ocurrido en otras ocasiones en las que e/ terrorismo servía únicamente como acicate del golpismo, en una estrategia de creciente tensión.

El actual objetivo es otro: enseñar las armas al Gobierno socialista que viene. ETA —según están recordando a diario sus compañeros de Herri Batasuna— quiere negociar con el PSOE. Y ante las negativas adelantadas por Felipe González a una negociación abierta —aunque deja abiertas las puertas a un «diálogo»— muestran, una vez más, su capacidad para matar, su potencia destructora.

Pero Felipe González ya le contestó ayer: los socialistas no piensan dar más «chance» al terrorismo que los Gobiernos anteriores ni piensan negociar con ETA mientras no deje las armas. Tres palabras resumen la respuesta del PSOE a la sangrienta acción etarra: «Se han equivocado».

 

< Volver