Según el primer secretario del Partido Secretario Francés. 
 No habrá enfrentamientos entre España y Francia por el problema terrorista     
 
 ABC.    16/11/1982.  Página: 32. Páginas: 1. Párrafos: 18. 

32/ABC

NACIONAL

Según el primer secretario del Partido Socialista Francés

No habrá entontamientos entre España y Francia por el problema terrorista

PARÍS. El primer secretario del Partido Socialista Francés, Lionel Jospin, declaró ayer a la agencia Efe que, a su juicio, no hay oposición entre Francia y España en los problemas de ampliación de la Comunidad Económica Europea y de lucha contra el terrorismo.

«No creo que estos problemas nos enfrenten», manifestó el dirigente socialista galo en amplia entrevista concedida a la agencia Efe, para sopesar las nuevas relaciones hispanofrancesas con socialistas en los Gobiernos de París y Madrid.

Redujo Jospin los enfrentamientos franco-españoles en los dos campos en conflicto a «diferencias de apreciación», y recordó que las posiciones habían quedado «claramente afirmadas por una y otra parte» con motivo del viaje del presidente Francois Mitterrand a la capital española.

«En consecuencia existen ahora las condiciones requeridas para que prosigan negociaciones serias», concluyo en cuanto a ese punto el jefe del Partido Socialista Francés, nombre de suma confianza del presidente de la República.

Para este político, de cuarenta y cinco años, el que «hombres y mujeres encargados de la política nacional de ambos países se conozcan bien, como sucede ahora, permitirá que se eviten malentendidos y facilitará las relaciones».

Estas no están únicamente determinadas, sin embargo, por proximidades o alejamientos ideológicos, sino, además, por otros factores psicológicos, curturales y económicos, o por una larga historia en común, como es este caso.

ÍNTERES EN MEJORAR LAS RELACIONES

El primer dirigente socialista francés, que concede una entrevista para la Prensa española después del triunfo del PSOE (Partido Socialista Obrero Español), recalcó el interés que el pueblo español y el francés tienen en que estas relaciones sean «buenas».

En su definición del cambio de política francesa respecto a España desde la llegada de los socialistas al Poder el 10 de mayo de 1981, lo calificó de «al menos cambio de actitud».

Por parte francesa hay, pues, una voluntad de «hablar claro, de no esconder la verdadera naturaleza de los problemas que hay que superar, de no decir una cosa en Madrid y otra en el suroeste francés».

Jospin, uno de los tres políticos que se reúnen semanalmente con Mitterrand en desayunos de trabajo clave, asegura que, una vez establecido así un «respeto mutuo», «se puede realmente progresar».

Diplomático de carrera, profesor de Universidad que aún imparte clases, el primer secretario del Partido Socialista Francés desea que franceses y españoles «abandonen los prejuicios mutuos que tienen sobre España y Francia respectivamente».

Para ello preconiza que se estrechen las relaciones culturales y que abunden los viajes entre los dos países con estímulos para los viajes destinados a ahondar en el conocimiento mutuo.

Liones Jospin rechaza de plano cualquier hipótesis de un golpe de Estado en España porque «el pueblo español acaba de manifestar con gran impacto el apego que tiene a la democracia».

Para el político francés, «ningún Gobierno salido de un golpe de Estado podrá expresar las aspiraciones del pueblo español ni será reconocido como tal Gobierno».

Tanto para Europa como para España, el voto que llevó a los socialistas al Gobierno en España es «un voto histórico» que consolida la democracia española y da el Poder a un partido socialista que pone en el centro de sus preocupaciones el establecimiento de «nuevas relaciones con e! Tercer Mundo».

No acepta Lionel Jospin el juicio de que la economía francesa esté deteriorándose, pero admite que hubo «un error de apreciación económica» aquí al querer reactivar la economía gala en solitario.

La mayor decepción para los socialistas franceses fue la de constatar que eran los únicos «en aplicar una política que rechaza a la vez el paro y la inflación».

 

< Volver