Fraga considera aceptable el proyecto. 
 Oposición de la mayoría de los partidos al Plan Olarra contra el terrorismo     
 
 ABC.    19/11/1982.  Página: 31. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

VIERNES 19-11-82

NACIONAL

Fraga considera aceptable el proyecto

Oposición de la mayoría de los partidos al Plan Olarra contra el terrorismo

MADRID. El anuncio de un plan conjunto de empresarios vascos, capitaneados por Luis Olarra para luchar contra el terrorismo de ETA, ha provocado un notable revuelo político, en el que la nota dominante ha sido la nítida oposición al proyecto, teñida en no pocos casos de un sentimiento de notoria contrariedad.

La mayoría de los líderes de los partidos han coincidido en rechazar como anticonstitucional la formación de este frente antiterrorista al margen del Estado. Sólo el líder de la oposición, Manuel Fraga Iribarne ha dispensado una favorable acogida al propósito de Olarra, señalando que «le parece perfectamente normal».

Las críticas más severas al proyecto desvelado estos días por Olarra son las que proceden de tos ámbitos nacionalistas vascos, incluido el propio Gobierno de la comunidad autónoma.

Por su parte, el propio Luis Ofarra ratificaba ayer públicamente su postura, aunque matizando que la actitud de los empresarios vascos «no será anticonstitucional».

NADIE PUEDE SUPLANTAR AL ESTADO

El futuro presidente del Gobierno español enjuició ayer la postura del grupo de empresarios en estos términos: «Ningún ciudadano puede asumir la tarea del Estado, aunque sea en la lucha contra el terrorismo.» «La aportación de cualquier ciudadano en la defensa contra los terroristas me parece positiva —añadió Felipe González—, pero yo nunca toleraré que los ciudadanos asuman la defensa del imperio de la Ley y las tareas que correspondan al Estado.» En la misma línea el socialista vasco Txiqui Benegas considera «que el hecho de que los particulares adopten un plan de lucha antiterroristá por su cuenta y riesgo, es anticonstitucional».

También miembros del Gobierno en funciones han manifestado su oposición al proyecto. El presidente Calvo-Sotelo ha dicho, refiriéndose al señor Olarra: «No tengo ninguna opinión al respecto; nunca me han interesado las opiniones de ese señor.» Con más concreción, el ministro del Interior, Juan José Rosón, opina que «las acciones propuestas son la génesis de una dinámica peligrosa».

Pero, como indicábamos, la oposición más enérgica procede del nacionalismo vasco. Marcos Vizcaya, portavoz parlamentario del PNV tilda la postura de Olarra de «antidemocrátíca, ilegal y anticonstitucional. El propio Garaicoechea, aunque eludió hacer juicios de valor sobre el proyecto, señaló que «toda actuación que se mueva al margen de la Ley, supone entrar en el campo de la barbarie».

El ex presidente del Gobierno y líder del CDS, Adolfo Suárez, afirmó, por su parte, que la colaboración ciudadana con el Estado es necesaria, «pero no en la línea que propone el señor Olarra».

En sentido muy diverso se ha manifestado el líder de Alianza Popular, Manuel Fraga, quien opina que es normal que «los empresarios vascos decidan agruparse contra el terrorismo. Cuando en el País Vasco —ha dicho— no se cumple la función de proteger al ciudadano, yo no puedo considerar inaceptable que un grupo de empresarios vascos se unan para defenderse de los viles y criminales terroristas.»

 

< Volver