"Egin" ante la ley     
 
 Diario 16.    24/11/1982.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

«Egin», ante la ley

El secuestro del diario «Egin», ordenado por la Audiencia Nacional por presunta apología del terrorismo, podría suponer alguna sorpresa en quienes conciben —y concebimos— los medios de comunicación como instrumentos para transmitir noticias o discutir civilizadamente. Pero no lo será para quienes conocen el uso que ciertas bandas pistoleras hacen de algunos periódicos, como órganos de presión sobre el mismo pueblo al que intimidan, extorsionan o asesinan.

Estamos resueltamente en contra de cualquier actuación discrecional del poder ejecutivo con respecto a la prensa, o del cierre arbitrario de cualquier órgano de expresión, pero ciertamente no vamos a caer en la culpable ingenuidad de identificar los derechos de opinión del independentismo vasco con el aparato de publicidad y propaganda de una organización de mafiosos y asesinos.

El caso de los tres jóvenes trabajadores gravísimamente heridos por ETA presenta un aspecto particularmente detestable y es la campaña de difamación que sobre los cuerpos mutilados de tres inocentes emprende el órgano «abertzale», para añadir a la sangre la duda y la ignominia.

Sería demasiado pedir a los voceros etarras datos sobre la comprobación a que someten los comunicados y los juicios de opinión de ETA sobre sus víctimas. Pero para luchar contra esa detestable conducta no hacen falta leyes especiales ni circunstancias extraparlamentarias, Basta con que los jueces apliquen realmente la ley vigente y nada más que la ley. Y que la apliquen todos los días.

La opinión pública sabrá apreciar este paso adelante de la justicia en defensa de la vida y el honor de las personas frente a los pistoleros y a sus propagandistas.

 

< Volver