El ministro del Interior presidió el funeral por los guardias civiles asesinados     
 
 ABC.    31/12/1982.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

VIERNES 31-12-82

El ministro del Interior presidió e| funeral por los guardias civiles: asesinados

SAN SEBASTIAN. El ministro del Interior, José Barrionuevo, presidió ayer en el Gobierno Civil de Guipúzcoa los funerales por los dos guardias civiles, Juan García Mencía y Manuel López Hernández, asesinados el día anterior en Irún.

El funeral «corpore insepulto», que se celebró en el salón del Trono, asistieron el director general de la Guardia Civil, Aramburu Topete; el consejero del Interior del Gobierno ¡vasco, Luis María Retolaza; el diputado general de Guipúzcoa, gobernadores civil y militar y otras personalidades. La misa fue concelebrada por varios sacerdotes y en la homilía uno -de ellos dijo que «estas son muertes sin sentido, inútiles, incomprensibles y que nos llenan de desesperanza». Al término de la ceremonia los féretros fueron conducidos, a hombros de sus compañeros, hasta la plaza que rodea el Gobierno Civil, mientras una sección de la Benemérita les rendía honores y otra interpretaba el himno del Instituto.

Entre los cientos de personas que seguían la conducción de los cadáveres en completo silencio una señora gritó «¡Viva la Guardia Civil!», a lo que el ministro del Interior pidió, en voz alta, «¡silencio!». Posteriormente, el ministro pronunciaría unas palabras en las que dijo que si bien no era momento de discursos, tampoco lo era de guardar silencio. «Estamos aquí fraternalmente unidos y vamos a dar un testimonio de unidad. Unidos venceremos.» El ministro prosiguió diciendo que «hoy es un día de gran tristeza, pero yo tengo dos motivos de orgullo: pertenecer al Gobierno y ser ministro de hombres como Juan García Mencía y Manuel López Hernández, cuya sangre ha sido derramada por los enemigos del pueblo». Tras unos vivas del ministro al pueblo vasco, la Guardia Civil, la democracia, España y el Rey, y las Fuerzas de Seguridad del Estado, tuvo lugar un desfile de la Guardia Civil. Los féretros salieron inmediatamente hacia las provincias de León y Málaga, de donde eran naturales los dos guardias civiles, y el ministro del Interior y demás autoridades salieron hacia Irún, donde, en el lugar en que se realizó el asesinato, se realizó un homenaje.

BANDRES: SIN ETICA NO HAY POLÍTICA VALIDA

El diputado de Euskadiko Ezkerra, Juan María Bandrés, declaraba ayer en relación con el asesinato de los guardias civiles que «sin ética no hay ninguna pretensión política válida y no se puede seguir matando como se está matando». Bandrés valoró positivamente el homenaje rendido en Irún a los guardias asesinados. «Me parece bien cualquier gesto que se haga que sirva para, de alguna manera, demostrar a estas familias que todos los vascos no estamos, evidentemente, contra ellos». Bandrés comentó que cuando viajaba el miércoles de Madrid a San Sebastián iban en el avión los familiares de uno de los guardias civiles asesinados. «Esa presencia cercana de una madre, de condición humilde como toda la familia, llorando, sollozando de un modo tranquilo, sin aparatosidad, es una impresión que, quienes hemos tenido la impresión de verla, la sentimos.» El diputado de Euskadiko Ezkerra señaló respecto a ETA-VIII Asamblea, que «no se puede pensar en buscar soluciones políticas, soluciones de diálogo mientras se está delinquiendo de una manera tan dura contra el derecho a la vida».

 

< Volver