Autor: V. M. N.. 
   Indignada reacción de Garaicoechea contra el Gobierno socialista  :   
 Amenaza de manifestaciones y disturbios callejeros. 
 ABC.    11/03/1983.  Páginas: 1. Párrafos: 13. 

Indignada reacción de Garaicoechea contra el Gobierno socialista

Amenaza de manifestaciones y disturbios callejeros

Vitoria. V. M. N., Efe

«La confrontación, muy a nuestro pesar, va a sustituir a ese intento de colaboración y entendimiento que dejamos bien patente con el Gobierno socialista», ha declarado Carlos Garaicoechea ante la decisión del Gobierno de presentar recurso de inconstitu-cionalidad contra la ley de normalización del euskera.

Garaicoechea ha expresado su consternación, «por no decir mi indignación», señalando el recurso como «uno de los sucesos más graves que hemos tenido últimamente» y confirma «la preocupación que teníamos ante la conducta del Gobierno socialista». Añadió que «es un recurso absurdo porque fue consensuado en el Parlamento vasco tras un gran esfuerzo de nuestro grupo y doblemente doloroso, ya que la mayoría de los artículos recurridos fueron aprobados por unanimidad, incluso con los votos socialistas». Esta «ha sido, la gota que ha colmado el vaso, ya suficientemente repleto».

El «lendakari» agregó que «políticamente nos vamos llenando de indignación ante hechos como éste, porque una auténtica lectura de la ley, y conociendo la realidad de este país, es evidente que el euskera no puede nunca desplazar al castellano».

En otro momento dijo que el Gobierno vasco no va a llevar a cabo ninguna campaña entre la población en protesta por este recurso, «porque yo debo sembrar la serenidad y no calentar motores» y añadió que, no obstante, es posible que «la indignación estalle en forma de manifestaciones o actos diversos».

El Gobierno vasco había criticado ya en duros términos el recurso presentado por el Gobierno Central contra la ley del uso del euskera, calificándolo, a través del consejero de Educación, Pedro María Echenique, como un «hecho realmente preocupante y un grave error político, que supone cerrar las puertas al diálogo». Pero las autoridades autonómicas no son las únicas en reprobar esa medida. Su rechazo es compartido también por Euskadiko Eskerra, para quien es algo «absolutamente escandaloso», y por el propio PSE-PSOE, miembros de cuya Ejecutiva regional no dudaron en manifestar ayer mismo a este periódico su total discrepancia en este tema con el Gobierno socialista.

Para Pedro María Echenique, este hecho es realmente preocupante y grave. «En la Comunidad autónoma —explicó— hemos apostado muchos por la vía del diálogo, de las instituciones y de los cauces democráticos. En este país es básica la normalización social. Pero la normalización cultural es también importante. Precisamente por eso, nosotros, cediendo en muchas cosas, mantuvimos una postura flexible en la elaboración de esta ley, para posibilitar así un acuerdo político amplio, como de hecho lo demuestra el que la ley ahora recurrida fuese aprobada con el apoyo del PSE-PSOE. «Por eso mismo —agregó— ya el solo hecho de presentar este recurso, y digo el presentarlo porque la posibilidad de que el Tribunal Constitucional lo acepte, nos parece imposible, significa que nuestra actitud conciliadora, que acabo de exponer, no tiene valor para el Gobierno de Madrid.»

En tal sentido, a juicio del señor Echenique, este hecho supone «cerrar las puertas al diálogo por su parte y llevar a cabo una política de acoso y E~^g—~~.*.v.•„ fa. ifahKitart (mitins tnaynrftn ría de este país». «Lo que implica —continuó— cerrar las puertas a la esperanza».

Más adelante, el consejero de Educación del Gobierno vasco rechazó que se trate, como el Gobierno Central pretende hacer creer, de algo meramente técnico, e insistió en el «carácter marcadamente político de la medida, que va —dijo— contra el sentir de este pueblo, ya que lo único que se pretende con la ley de uso del euskera es arbitrar los medios necesarios para que quien quiera pueda vivir realmente en euskera, de una manera efectiva, hecho que, como se sabe, hasta ahora ha sido imposible en este país».

Finalmente, Echenique indicó que la voluntad del Gobierno vasco es seguir dialogando, no hacer imposiciones, defender los dos idiomas, pero «promocionando el euskera también», por lo cual adelantó que el Ejecutivo de Lakua «adoptará las medidas .necesarias para ello», aunque declinó por el momento el hacer referencia a las mismas en el caso de este recurso.

Por su parte, miembros de la Ejecutiva regional del PSE-PSOE hicieron también patente el descontento de este partido en el País Vasco por la actitud adoptada por el Gobierno socialista de Madrid, respecto a lo que no ocultaron su total discrepancia en esta cuestión.

«Estamos realmente descontentos y enfadados —afirmaron— por este tema. Nunca pensamos que sé pudiese llegar a hacer la impugnación de la ley, ya que en Madrid, en diversas ocasiones, hemos defendido que no se presentase el recurso.»

Incluso llegaron a decir, dando muestras así de auténtico malestar respecto a la actuación del Gobierno de Madrid, que «aquí estamos dando la cara y tragando bilis y luego la "plana mayor" nos cambia nuestra labor».

Asimismo Euskadiko Eskerra utilizó duros términos para criticar el recurso presentado por el Gobierno Central contra esta ley de normalización del euskera. José Luis Lizundia, portavoz de Euskadico Eskerra y miembro de Euskalezaindia, subrayó que la actitud del Gobierno «pone en evidencia la no aceptación de la plurinacionalidad del Estado y la persistencia de viejos hábitos de un nacionalismo chauvinista español».

 

< Volver