EL difícil diálogo vasco     
 
 Diario 16.    21/01/1983.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

El difícil diálogo vasco

El intento de negociación concebido por el lendakari Garaicoechea para pacificar el País Vasco, con el PSOE, Herri Batasuna y el PNV como protagonistas, tiene indudables deficiencias en su diseño, pero sería injusto descalificarlo a priori o, cuando menos, no reconocer la buena voluntad de sus propulsores.

Ese triángulo negociador parte con una deficiencia fundamental: el artífice de la «despacificación» del País Vasco es ETA, y el grupo terrorista ni está ni puede estar en una negociación, salvo que quiera entregársele e! País Vasco para fundar la Albania cantábrica o que deponga las armas..

Herri Batasuna aparece como la sábana informe de! fantasma etarra y resulta difícil pensar que pueda hacer algo más que prestar, como siempre, su vociferante masa a la voz de las metralletas etarras. Se echa en falta, a cambio, a Euskadiko Ezkerra, los «abertzales» que rechazan la violencia. Sin embargo, aunque Herri Batasuna no sea más que el coro de ETA militar, los votos recogidos en las pasadas elecciones hacen obligado recurrir a ellos como testigo de una imposibilidad que no está asumida por todos los vascos, a saber: que si no hay paz en el País Vasco es porque ETA sigue matando, robando y arruinando la tierra vasca.

Tanto el PNV como el PSOE vasco no pueden obviar esa base social del grupo terrorista y es lógico que intenten, obligar a Herri Batasuna a mostrar públicamente su incapacidad democrática, consiguiendo más apoyo para sus respectivos proyectos políticos. Sería, sin embargo, un grave error regalar una plataforma publicitaria a ETA que le permita aparecer como parte interesada en una paz que es la única en destruir.

 

< Volver