Autor: Idoyaga, Juan Manuel (Periodista; Diario 16 (Bilbao)). 
 Según círculos de exiliados. 
 Los pactos de pacificación de Euskadi, bien recibidos por ETA     
 
 Diario 16.    22/01/1983.  Página: 10. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

22 enero-83/Diario 16

Según círculos de exiliados

Los pactos de pacificación de Euskadi, bien recibidos por ETA

Las posibilidades de pacificación que pueden derivarse de las conversaciones tripartitas entre PNV, HB y PSOE han sido positivamente recibidas por ETA (m) y ETA (p-m), según ha trascendido en los círculos de exiliados próximos a ambas organizaciones.

Bilbao:

Juan Manuel IDOYAGA,

corresponsal

Los «poli-milis» han hecho llegar a distintos medios informativos una valoración oficial al respecto, -en la que saludan las conversaciones de la mesa tripartita que pueden servir «para resolver una clarificación de la lucha de clases en Euskadi».

La misma valoración, aun con diferencia de matizaciones, se recoge en los círculos de exiliados de ETA (m), que han sido particularmente sensibles a la esperanza de resultados positivos para estas conversaciones porque «servirán para que tanto el Gobierno como ETA se clariquen sobre lo que los poderes centrales están dispuestos a conceder a Euskadi sobre el alcance que para la izquierda abertzale y revolucionaria tienen las condiciones democráticas mínimas exigibles para establecer un juego político pacífico».

Los obispos

Dentro de este ambiente favorable a la reunión tripartita hay que englobar también las impresiones de los obispos vascos. José María Larrauri, obispo de Vitoria, ha señalado ya su postura favorable a la iniciativa de Carlos Garaicoechea. «Ya tenemos todos demasiada experiencia de lo que es la violencia, extorsiones, temor y huidas para que no queramos para nuestro País Vasco una suerte mejor, más pacífica, más fraterna, más constructiva y más dialogante», dice una pastoral del obispo de Vitoria, mientras monseñor Uriarte, obispo auxiliar de Bilbao, insiste también en que «hoy, aquí, la democracia es la única forma de convivencia y participación política compatible con la fe cristiana», por lo que «la Iglesia del País Vasco tiene que prestar una colaboración decidida a la pacificación y reconciliación de nuestro pueblo».

HB responde

Mientas tanto, en este ambiente de distensión, HB ha respondido también a las objeciones que sobre la mesa tripartita ha planteado el vicepresidente del Gobierno, Alfonso Guerra, señalando que «nuestra postura a las condiciones que propone ahora Alfonso Guerra debe adoptarse con cautela para no enturbiar el clima favorable de estas conversaciones. Parece que Alfonso Guerra trata de distorsionar el ambiente que se está generando en torno a esta esperanza pacificadora, desorbitando nuestros planteamientos para la normalización de Euskadi. Nosotros no pedimos la independencia en esta discusión y los puntos de la alternativa KAS están ahí para demostrarlo. No entendemos el análisis de Alfonso Guerra, porque tendríamos que considerarlo malintencionado o que no tiene ni idea del tema que se está tratando».

El mismo portavoz oficial de HB ha salido también al paso de las aspiraciones de Bandrés de entrar en la mesa de debate. «Bandrés esgrime su defensa una experiencia negociadora que consideramos totalmente negativa. Nosotros proponemos negociaciones claras y transparentes. Su trayectoria oscura y secretista es todo lo contrario a nuestra propuesta. Pensamos que en este momento busca únicamente su protagonismo, que viene a distorsionar más que a aportar.»

 

< Volver