Por la exigencia de Herri Batasuna de que los periodistas estuvieran presentes para dar "publicidad". 
 El Gobierno vasco fracasó en su primer intento de negociar con los batasuneros     
 
 Diario 16.    29/01/1983.  Páginas: 1. Párrafos: 16. 

NACIONAL

29 enero-83/Diario 16

Por la exigencia de Herri Batasuna de que los periodistas estuvieran presentes para dar «publicidad»

El Gobierno vasco fracaso en su primer intento de negociar con los batasuneros

Garaicoechea: «Si la condición de Herri Batasuna sobre la presencia de periodistas es insalvable, habría que empezar a pensar en una figura diferente, como un gran debate político y público»

Pocas horas antes de que diera comienzo la primera reunión tripartita de las principales fuerzas políticas del País Vasco para la pacificación de Euskadi, fue suspendida ante la exigencia de Herri Batasuna de que los periodistas estuvieran presentes. No obstante, aunque no se ha fijado otra fecha para iniciar el debate, los representantes del PNV, PSOE y HB tratarán de superar estas dificultades iniciales.

Vitoria — Las negociaciones tripartitas entre el PNV, PSOE y HB, encaminadas a la pacificación de Euskadi, cuya primera reunión debía celebrarse ayer, fueron suspendidas horas antes de comenzar, ante la intransigencia de las partes implicadas para ponerse de acuerdo.

El lugar del encuentro, la presencia de los periodistas y la presidencia de la reunión por el lendakari Garaicoechea fueron los puntos conflictivos sobre los que no se logró el acuerdo para sentarse, por primera vez juntos, a negociar los representantes de las tres primeras fuerzas políticas de Euskadi.

Sin embargo, el desánimo no ha cundido totalmente entre los políticos vascos y no se descarta que en un periodo de plazo más o menos breve, se superen las dificultades iniciales, ya que algunas de ellas sólo son cuestiones de forma.

Dialogar

Garaicoechea manifestó que «hay que contener las impaciencias. No es una empresa fácil. Llevamos mucho tiempo en este país sin que nadie pueda resolver los gravísimos problemas que le aquejan. Nadie puede tener hoy la ingenuidad de pensar que en cuarenta y ocho horas los problemas pueden resolverse».

Los representantes del Partido Nacionalista Vasco, del Partido Socialista Obrero Español y de Herri Batasuna han reiterado su voluntad de iniciar un diálogo, que traten de acercar los planteamientos que identifican a cada una de las fuerzas políticas.

Hasta primeras horas de la tarde de ayer no se sabía aún si se celebraría el encuentro. Dos de las dificultades iniciales, la presidencia del lendakari y el lugar de la reunión, encontraron una solución.

En un hotel

Los miembros de Herri Batasuna que en principio se oponían a que Garaicoechea estuviera al frente del debate, transigieron afirmando que le considerarían como un miembro más del PNV. Respecto del sitio de la reunión, se fijó al final un lugar neutral de Vitoria, el hotel Gasteiz, es decir, fuera de la residencia oficial de Ajuria Enea.

No fue posible hallar un punto de entendimiento respecto de la presencia de periodistas. Herri Batasuna se mostró inflexible exigiendo que los informadores dieran publicidad total al acto. El PSOE también se mostró radical, pero en sentido contrario. Sólo admitió que una -vez terminada la reunión, un portavoz comunicara a la prensa el contenido de lo debatido.

Para Herri Batasuna «razones de estricta fidelidad a que el pueblo conozca el curso de las negociaciones por lo trascendental del tema, nos llevan a insistir en la presencia de los periodistas. No queremos que se restrinja la presencia de ningún medio de comunicación y, por tanto, estamos a favor de que se amplíe al máximo la invitación a todos los medios de difusión para que asistan a la primera reunión tripartita».

Para el PSE-PSOE, por el contrario, «si se quieren discutir a fondo los problemas es preferible la no presencia de informadores, mientras duren las conversaciones.

En cualquier caso, este tema no puede ser condición previa por parte de nadie, sino objeto de discusión en las primeras reuniones, que deben servir también para fijar el procedimiento y los aspectos técnicos de las mismas».

Por su parte, el Gobierno vasco dio a conocer una nota oficial en la que manifiesta que «la iniciativa del lendakari para iniciar las conversaciones,para la pacificación de Euskadi tiene por objeto constituir una mesa en la que se trate de estudiar con rigor y minuciosidad, para su resolución, los problemas del país y no la celebración de un debate público, en el que puedan prevalecer otras finalidades legítimas, pero diferentes de una mesa de trabajo».

Optimismo

Garaicoechea mostró, no obstante, su optimismo en unas declaraciones que efectuó a la radio y en las que puso de manifiesto su esperanza de que «se produzca un acuerdo entre las fuerzas políticas. Se tienen que discutir cuestiones de procedimientos. Espero de la responsabilidad de los partidos políticos para que se supere esta dificultad».

De todas formas insistió en que «si la condición de HB sobre la presencia de los periodistas en la mesa de negociación es insalvable, habría que empezar a pensar en una figura diferente, como un gran debate político y público».

HB, en contra

Por su parte, el dirigente de Herri Batasuna, Iñaki Esnaola, declaró ayer «que su grupo no tiene, en principio, ninguna intención de modificar la exigencia planteada para que a la mesa de negociación sobre pacificación de Euskadi asistan representantes de los medios informativos».

«Esto no es algo que planteemos únicamente nosotros —explicó—, sino un problema que afecta a todo el pueblo vasco, que tiene . el completo derecho a estar bien informado de cuantas ´ reuniones se lleven a cabo.»

Esnaola reconoció que esta condición de que asistan informadores a las negociaciones es el único obstáculo que existe en estos momentos para la constitución de la denominada «mesa de la paz».

El dirigente de HB explicó que no sabe si el problema suscitado podrá resolverse en los próximos días, e indicó que incluso podría no llegarse a constituir la mesa.

«De todas formas —subrayó— es algo que depende de Garaicoechea. Nosotros ya hemos planteado nuestras condiciones y ahora habrá que ver lo que dicen ellos.»

Esnaola descartó la posibilidad de que se celebre una reunión entre los tres partidos integrantes de la mesa, con la finalidad de llegar a un acuerdo sobre la forma que deba rodear la configuración de la mesa.

 

< Volver