Con peticiones de amnistía para los terroristas y puestos de trabajo. 
 Los manifestantes increparan al Parlamento de Guernica, constituido ayer     
 
 Diario 16.    01/04/1980.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 25. 

JORNADA HISTÓRICA PARA EL PUEBLO VASCO

Con la presidencia de Jesús María de Leizaola, ex jefe del Gobierno de Euskadi en el exilio, se celebró ayer en Guernica la sesión constituyente del Parlamento vasco, a la que faltaron los once diputados electos por la coalición abertzale Herri Batasuna.

El ex lendakari Leizaola abrió su discurso en euskera, con una frase alusiva a la falta de representación de Navarra y Euskadi norte, que extrañó en medios socialistas.

Asimisno, una nota discordante de la jornada histórica se centró en las manifestaciones de protesta junto al árbol de Guernica de familias de presos en petición de aministía, de profesores de euskera y de parados

Son también dignas de destacar las declaraciones de Xabier Arzallus —posible presidente del PNV—, quien dijo: «La pacificación de Euskadi debe empezar con la liberación de los presos políticos.»

Con peticiones de amnistía para los terroristas y puestos de trabajo los manifestantes increparon al Parlamento de Guernica, constituido ayer

Bilbao (Corresponsal) — Como las bocinas que llamaban a las Juntas Generales desde los montes de Vizcaya, los clarines convocaron ayer al primer Parlamento vasco, desde la misma puerta de la casa juradera de Guernica.

Cuarenta y nueve diputados presentes atendieron la convocatoria, bajo el roble milenario, y sólo los electos de Herri Batasuna (HB) estuvieron ausentes.

El goteo de políticos a la Casa de Juntas fue coreado con división de opiniones por las numerosas personas congregadas en sus frentes. Familiares de presos políticos en exigencia de amnistía; representantes de la asamblea de parados reivindicando un puesto de trabajo y profesores de euskera pidiendo una clara política educativa para la lengua vasca, corearon sus slogans a la llegada de cada político.

Bajo el árbol

Fuerzas de las UAR de la Guardia Civil flanqueron todo el camino desde la capital vizcaína a Guernica, incluso con controles en las cercanías de la «capital espiritual de Euskadi».

En la Casa de Juntas, la Guardia de Corps se formó con representantes de la Policía .de cada provincia, incluidos los miñones alaveses, embrión de la Policía autónoma vasca.

A las doce del mediodía, bajo el árbol de Guernica, el secretario del Consejo General Vasco (CGV) inició la lectura de las normas formales que iniciaban el acto protocolario. Empezó llamando al parlamentario que primero presentó las credenciales de su condición de electo, que recayó sobre el nacionalista Joseba Leizaola. Seguidamente, se procedió a la lectura del resto de los diputados autonómicos, que fueron colocándose ante el frontis.

Lo hicieron inicialmente la mayoría de los electos del Partido Nacionalista Vasco (PNV), que se habían adelantado a la presentación de credenciales para no tener problemas a la hora de establecer la fecha de constitución del Parlamento vasco. Entre los gritos de los miembros de la asamblea de parados y de los familiares de presos de ETA (p-m), apagados por los siseos de los numerosos seguidores peneuvistas, concluyó este acto para proseguir con los previstos dentro de la casa juradera.

Joseba Leizaola y el secretario del CGV procedieron a confeccionar la Mesa de edad, que fue presidida por el ex lendakari del Gobierno vasco en el exilio, Jesús María de Leizaola. Seguidamente se llamó a los dos vicepresidentes, parlamentarios de mayor edad, y a los dos secretarios, parlamentarios más jóvenes. Tras las preguntas rituales en torno a las posibles impugnaciones recogidas por las Juntas Electorales y la lectura de los artículos que determinan la constitución del Parlamento se pasó a su formación definitiva.

HB no se presentó

Los únicos que no estuvieron presentes en esta celebración fueron los parlamentarios electos de Herri Batasuna, si bien un representante de Acción Nacionalista Vasca (ANV), partido integrado en la coalición, entregó un escrito a la hora de ser nombrados sus representantes. La carta afirmaba que se había decidido no acudir a la sesión constituyente «por considerar que los objetivos por los que ANV luchó en 1936, dejando en el campo de batalla sus mejores hombres: la autonomía para Euskadi y la República, son distintos a los que dan origen a ese Parlamento para tres provincias vascas y que es producto de una Constitución rechazada por el pueblo vasco y de la Monarquía heredada de Franco».

En relación con HB también causó sorpresa que a la hora de nombrar a sus parlamentarios electos se omitiese en la lista de Guipúzcoa el nombre de Jokin Gorostidi, lo que hace suponer que el ex etarra ocupará la plaza de Monzón en el Parlamento español.

Oreja recordó a su padre

Uno de los primeros en acceder al recinto de la Casa de Juntas de Guernica fue el ministro de Asuntos Exteriores y diputado de UCD por Guipúzcoa, Marcelino Oreja. «Esta fecha tiene una significación muy importante para mí, personalmente, puesto que mi padre fue un ferviente defensor de las libertades vascas», manifestó a las preguntas de DIARIO 16.

En el orden estrictamente político, afirmó que «mi partido y el Gobierno están dispuestos a defender y a ampliar las autonomías y, desde nuestra postura de oposición consciente, lucharemos por este objetivo».

Para el presidente del PSOE, vicepresidente del Senado y primer presidente del CGV, Ramón Rubial, la fecha significaba un paso importante para la libertad del País Vasco. «No siento añoranza porque esta fecha no se cumpliese bajo mi mandato, a no ser porque se hubiese adelantado en un año el autogobierno para Euskadi. Los socialistas, que sabemos mucho de la lucha por la libertad, comprendemos la importancia de esta celebración», dijo.

Hasta el último momento, la incógnita del Parlamento vasco se centró en la presencia del líder ucedista Jesús María Viana. Finalmente, se decidió por Euskadi, en detrimento de Madrid, y su presencia en Guernica fue coreada agresivamente por los manifestantes presentes ante la Casa de Juntas. «Hasta el último momento no me he decidido, porque era muy difícil, pero finalmente me encontráis aquí», manifestó, y añadió: «He utilizado la tranquilidad del fin de semana.. No quiero decir lo que me ha aconsejado Suárez.»

Un PNV satisfecho

La llegada del futuro presidente del Gobierno vasco, Carlos Garaicoechea, fue recibida con aplausos por la mayoría de las personas presentes en las cercanías de la casa juradera. «Estoy muy feliz de encontrarme aquí, en esta fecha y con este motivo», dijo. «Esta fecha significa un paso muy importante en el autogobierno de Euskadi y mis palabras en este momento no pueden ir sino en este sentido», concluyó ante el agobio de los informadores.

Más explícito, Xabier Arzallus, a quien se augura la presidencia futura del PNV —tras la licencia de militancia a Garaicoechea— se explayó sobre las circunstancias que rodeaban la celebración.

Así, ante las múltiples manifestaciones del exterior dijo: «Esto es un resumen de los graves problemas con los que se enfrenta Euskadi. Me parece normal que esto ocurra, puesto .que significa un logro para la libertad de expresión. Lo que se debe hacer es solucionar esos problemas para llegar a la pacificación de Euskadi, pacificación que debe iniciarse con la liberación de los presos políticos».

Preside Leizaola

Una vez establecido como presidente de la Mesa de edad, Jesús María de Leizaola dirigió un breve discurso a los presentes «como reflexión sobre la enorme trascendencia que entraña este acto, frente a ese futuro de paz y concordia que tanto deseamos para el pueblo vasco».

«He sido testigo —continuó— de los esfuerzos de nuestro viejo pueblo por retornar hacia una sociedad, una convivencia basadas en la democracia, en la libertad y el mutuo respeto. Ello me sitúa en una particular posición para enjuiciar, de forma particularmente positiva, el valor de este acto.»

Más adelante, añadió que el valor de este acto era «la constante del pueblo vasco en encontrar la libertad que, como bien sabéis, es siempre solidaria. A través de estas instituciones debe hacerse llegar al nombrar la sociedad toda, tanto tos sentimientos propicios para la acción común y la participación, como las normas, las leyes que permitan encauzar éstas en una fórmula armónica y coherente».

Finalmente, manifestó que «todos los intentos de organizar la comunidad vasca, de hacerla más amplia, más justa, más libre, deben pasar por este Parlamento». «Pero lo verdaderamente importante —finalizó— es que quienes ocupen los escaños de este Parlamento no olviden nunca que de ellos depende, como representantes del pueblo, que éste no sea llevado a la miseria y sí a la prosperidad; no conducido a la barbarie y sí a la paz; no conducido a la servidumbre y sí a la libertad.»

 

< Volver