Tras calificarlas de "fascistoides". 
 El PNV anuncia que repelerá las agresiones a sus locales     
 
 Diario 16.    11/07/1980.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

Tras calificarlas de «fascistoides»

El PNV anuncia que repelerá las agresiones a sus locales

Vitoria - El Euskadi Buró Batear, máximo órgano ejecutivo del PNV, abordó ayer «la necesidad de repeler las agresiones a los batzokis (lugares de reunión del partido) cuando proceda, en virtud de la legítima defensa y de la defensa de la democracia».

Un portavoz del EBB calificó de «actos irracionales y vandálicos, de quienes no tienen más meta que imponer sus ideas por la violencia y el amedrentamiento, los recientes ataques, a los batzokis de Begoña, en Bilbao, y Rentería».

Fascistas

También el Gipuzki Buru Batzar del PNV y la Junta Municipal de Rentería calificaron la agresión sufrida en su local como «un eslabón más en la larga carrera de violencia y provocación que los grupos autotitulados abertzales tienen montada para impedir que la democracia pueda subsistir entre nosotros», según informa la corresponsal de DIARIO 16 en la capital donostiarra.

Más adelante señala que estos actos «protagonizados por los nuevos fascistas de nuestra época» responden a una política demagógica perfectamente planificada, y termina por advertir formalmente que de continuar estas agresiones pasará de los comunicados «a la vía de los hechos».

Fuentes del GBB han manifestado a DIARIO 16 que, en principio, esta actitud de condena y de advertencia es una decisión tomada a nivel de Guipúzcoa, pero que va enmarcada en el espíritu de partido.

«Esto podría suponer —añadieron dichas fuentes— que, si se llega a identificar a la gente, pasaremos a la interposición de demandas judiciales, no simples comunicados de condena.»

En la noche del pasado martes, las escaleras de acceso al batzoki de Rentería fueron rociadas pon gasolina, sobre la que luego se arrojaron dos «cócteles Molotov».

Esta agresión fue reivindicada, a las pocas horas, por un autodenominado grupo de trabajadores en apoyo de los compañeros de Nervacero, y se produjo tres días después de que un grupo de unas doscientas personas asaltaran el batzoki de Begoña, en Bilbao, tras la manifestación del PNV en apoyo de las instituciones vascas.

 

< Volver