Los contestatarios del PNV. 
 "Los vascos somos cavernícolas"  :   
 "No se puede ser nacionalista vasco y vasco españolista a la vez". 
 Ya.    17/06/1980.  Página: 14. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

Los contestatarios del PNV

«Los vascos somos cavernícolas»

«No se puede ser nacionalista vasco y vasco españolista a la vez»

BILBAO.— «La liberación total y absoluta del pueblo vasco tenemos que anteponerla ala liberación de cualquier grupo social; somos independentistas, pero esa independencia no es la de una clase social dentro de un Estado extranjero que no tiene nada que ver con nuestro país.

No nos metimos en la Constitución porque eso era cosa de españoles, de un pueblo que no es el nuestro», ha declarado, según recoge Logos, Amaya Gastelux, de la Junta Municipal de Bermeo, en el acto de homenaje a los bermeanos expulsados del Partido Nacionalista Vasco, expulsiones con motivo de las discrepancias surgidas en el seno del partido mayoritario del País Vasco entre la linea que sostiene Arzallus, denominada «federalista», y la línea contestataria, conocida como «sabiniana».

Aguirre, miembro de la Junta Municipal de Begoña (Bilbao), después de recordar que la convivencia del PNV es difícil, «pero no imposible», subrayó que los vascos «somos cavernícolas, ya que nuestros antepasados vinieron de las cuevas de San Timamine», y «los otros» (se refiere a la línea de Arzallus) «puede que desciendan de chalés, y, por tanto, no son cavernícolas, pero tampoco son vascos». También habló en la línea de reconciliación de Arzallus. «reconciliación que deseamos todos los sabinianos, pero sin dar nada a cambio. Nosotros hemos sabido ser minoría, pero ellos han ignorado cómo se debe portar una mayoría». Lasa, en el mismo acto, recordó las palabras de Sabino Arana de que «la función política del nacionalismo es la independencia de la patria». Afirmación ésta que fue recibida con una gran ovación por parte de los cuatro mil asistentes al acto; Señaló después que no se puede ser nacionalista vasco y vasco españolista a la vez. Reafirmó el cristianismo de la doctrina sabiniana, censurando a Carlos Marx. Hizo una alusión al presidente del PNV, Arzallus, ex jesuíta, señalando que no había sido nunca monaguillo «ni cura renegado», en cuyo momento hubo una gran carcajada y aplausos. Lasa concluyó señalando que «la libertad de Euzkadi está por encima de los ideales sociales y políticos; si el partido deja de ser nacionalista, mejor que desaparezca, que para ser federalista ya hay otros partidos más».

 

< Volver