El dilema del PNV     
 
 Diario 16.    08/07/1980.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

El dilema del PNV

Si hubiera que establecer el ranking de los valores y conceptos que el PNV visceralmente rechaza, la idea de «España» y la idea de «revolución» compartirían empatadas el primer puesto.

El gran dilema que en estos momentos se le plantea al Gobierno Garaicoechea es el que nace de la alternativa de aliarse con la «revolución» para combatir a «España» o aliarse con «España» para hacer frente a la «revolución».

Los herederos de Sabino Arana han podido hasta ahora vivir en la ambigüedad de quien navega entre dos aguas. Carecían de parcelas de poder que salvaguardar y estaban en condiciones de permitirse el lujo de volver la espalda cuando los agredidos eran otros.

La situación es muy diferente tras su airullador triunfo en las elecciones autonómicas vascas. En sus manos están ya parte de las riendas de la comunidad en la que operan y su esfuerzo debe ser doble: de un lado, reclamar de Madrid más y mayores transferencias; del otro, resguardar lo conquistado de los embates de la izquierda abertzale.

La presión de la calle e incluso la presión del terrorismo pueden ayudar al PNV de cara al primer objetivo, pero se vuelven peligrosamente en su contra si cambiamos de plano. Tres episodios en apenas una semana -la invasión del Parlamento, la agresión a los manifestantes que defendían las instituciones vascas y el asalto al batzoki de Begoña— avalan esta línea.

Por una vez, el PNV parece irremisiblemente impelido a tener que decidirse. Es triste que gestos como la inasistencia de Garaicoechea a la jura de bandera de Araca le alejen de aquella opción que mejor garantizaría su supervivencia física y política.

 

< Volver