Autor: Quiñonero, Juan Pedro. 
 Amenaza terrorista contra las costas españolas. 
 Francia, una vez más, se lava las manos ante el terrorismo     
 
 Diario 16.    23/06/1980.  Páginas: 1. Párrafos: 4. 

Diario16/23-junio-80

NACIONAL

AMENAZA TERRORISTA CONTRA LAS COSTAS ESPAÑOLAS

Francia, una vez más, se lava las manos ante el terrorismo

Paris (JUAN PEDRO QUIÑONERO) - Francia estima oficialmente que el problema vasco y el terrorismo de ETA son un problema político de Madrid, que no incumbe en ninguna medida a Francia, ya que, a juicio de París, «no existe problema vasco-francés».

La nueva «guerra de las vacaciones», desencadenada por ETA, no había despertado en Francia el domingo el más mínimo interés.

La prensa dominical ni siquiera le consagra una sola línea.

Un portavoz oficial francés comenta a DIARIO 16: «El drama terrible del terrorismo vasco es un problema político interno español, en el que Francia no piensa, debe, ni puede intervenir. No existe problema vasco-francés. Le incumbe a Madrid la tarea de abordar y resolver dicho problema, en el que Francia no piensa inmiscuirse.»

El problema vasco ha sido y continúa siendo el principal contencioso político entre París y Madrid.

Ambas capitales sostienen aproximaciones diferentes y encontradas ante el terrorismo vasco.

El mes de enero de 1979, el ministro español de Asuntos Exteriores obtuvo de su homólogo francés la promesa de no renovación del estatuto de refugiado político a ciertos residentes vascos en territorio francés. Guando el presidente español, Adolfo Suárez, visitó París el pasado mes de noviembre, afirmó estar «satisfecho» de las «garantías» ofrecidas por Francia.

A pesar de la «satisfacción» expresada por Suárez, con motivo de su entrevista con el presidente de la República Francesa, Valéry Giscard d´Estaing, Francia no ha movido ni piensa hacer oscilar su política, en ninguna medida, ante el problema vasco.

Un observador independiente comentó a DIARIO 16: «Francia, por ahora, no sufre directamente las consecuencias del terrorismo vasco. Y no desea indisponerse con la ETA. De ahí la "prudencia" y el "abandono" de Madrid "a su suerte". El Gobierno francés estima "imprudente" hacer declaraciones o "inmiscuirse"en el drama vasco: porque espera librarse del terrorismo vasco

lavándose las manos ante el problema.»

Toda la política francesa ante el terrorismo vasco se resume en esta frase de Giscard d´Estaing, pronunciada durante su discurso de Burdeos de octubre del 79: «Guardémonos de intervenir en los asuntos interiores de un país extranjero y amigo. Pero insisto en subrayar que la situación de las personas que residen en Francia debe ser tratada en función de las reglas de nuestra República, respetuosas de los derechos de la persona. Las cartas de residencia y de trabajo de quienes residen en nuestros departamentos serán mantenidas.»

Giscard d´Estaing, tras «reenviar» el problema al otro lado de la frontera, hacía una somera advertencia: «Serán perseguidos en Francia quienes hayan cometido acciones violentes en nuestro territorio.» La diplomacia francesa se atiene de modo estricto a este programa de principios: «No intervención en los asuntos de otro país», «no hay problema vasco-francés», «el terrorismo de ETA es un problema político de Madrid en el que París no puede intervenir».

 

< Volver