Autor: Idoyaga, Juan Manuel (Periodista; Diario 16 (Bilbao)). 
 Nacionalistas, abertzales y estatalistas analizan los mutuos enfrentamientos. 
 Alta tensión entre los partidos vascos     
 
 Diario 16.    08/07/1980.  Páginas: 1. Párrafos: 17. 

Alta tensión entre los partidos vascos

Nacionalistas, abertzales y estatalistas analizan los mutuos enfrentamientos

Los partidos políticos vascos atraviesan momentos de tensión y estudian los enfrentamientos callejeros del fin de semana, con objetivos divergentes: el PNV, para superar su eventual aislamiento; los extraparlamentarios y HB, para fraguar su unidad frente al «enemigo común»; y el PSE y el PCE, para recuperar su protagonismo, frente a tirios y troyanos.

Bilbao (JUAN MANUEL IDOYAGA, corresponsal) -El importante impacto político que pueda derivarse de la primera confrontación física, registrada el sábado, entre los servicios de seguridad y simpatizantes del PNV, con los seguidores de la concentración que apoyaban la postura y métodos de los trabajadores de Nervacero, parece que ha paralizado a los analistas políticos de los partidos.

Prácticamente todas las cancillerías políticas estudiaban ayer la repercusión del tema, y será probablemente durante la jornada de hoy cuando se perfilen las posturas futuras de ios distintos partidos y coaliciones.

Lo se que da por descartado, y así puede apreciarse por la tensión que aún se mantiene, es que aquel enfrentamiento tendrá repercusiones políticas importantes. De momento, el abanico político vasco ha quedado claramente marcado en tres direcciones.

De una parte, al PNV le va a costar recuperar la imagen populista que incluía a importantes sectores de trabajadores, resentida por el desarrollo de los debates establecidos en el seno de las fábricas y en los

que la izquierda planteaba la manifestación en favor de las instituciones como contrapuesta a la problemática obrera.

Extraparlamentarios crean su «enemigo común»

Por otra parte, los sectores de la izquierda extra-parlamentaria y de Herri Batasuna, que han jugado con la suficiente habilidad como para dejar el protagonismo aparente de esta confrontación en manos de los comités obreros y de las fuerzas sindicales contestatarias, han conseguido vincular al PNV con esquemas antiobreros y han solucionado sus propias contradicciones, ante el «enemigo común», con lo que las expectativas de importantes disensiones en su seno han quedado ocultas momentáneamente.

Pero no se presenta éste como el único éxito para este sector político, sino que, de rebote, han dejado colgado en su doble posición de defensa de las instituciones y de los trabajadores, al PSOE, PCE y EE.

El PNV cayó en la trampa de afrontar el aparente antagonismo entre la problemática obrera y la institucional, y los tres importantes partidos de izquierda que le han apoyado en el proceso autonómico han quedado en la cuneta de esta importante confrontación política.

Escasas reacciones

Esta situación ha tenido, sin embargo, escasas reacciones hasta el momento.

El PNV se ha limitado a una nota de la ejecutiva provincial de Vizcaya de este partido, en la que se refiere y condena principalmente la agresión sufrida por su local social, el batxoki del casco viejo bilbaíno y no entran en el estudio defintivo de las consecuencias que estos enfrentamientos mantenidos por su servicio de orden y los contramanifestantes ante el palacio de la Diputación, puedan tener en el futuro.

Hacen sin embargo referencia a «determinados grupos que invocando la democracia están resueltamente dispuestos a que no pueda subsistir».

En el otro lado, únicamente EMK, PT y LKI han hecho un rápido análisis de los acontecimientos planteados en término genérico y en el que el EMK destaca «la estrecha colaboración del PNV y las FOP» y LKI sale ofreciendo una nueva convocatoria para otra manifestación en favor de Nervacero.

El PSOE y el PC a recuperar terreno Sin embargo, y mientras EE sigue manteniendo su combate en solitario contra las detenciones que se vienen produciendo esta semana y en favor de La amnistía, el PSOE y PC pretenden recuperar terreno con la minuciosa preparación de una manifestación contra la campaña de ETA (p-m) y en solidaridad con las otras zonas del Estado afectadas por la misma.

Ambos partidos se han referido únicamente de refilón a los acontecimientos del sábado, acusando los comunistas al PNV de que «bajo pretendidas defensas de las instituciones, lejos de dialogar y negociar con otras fuerzas democráticas, no renuncia a actuaciones prepotentes y partidistas, cuya plasmación más elocuente es el carácter y desarrollo de la manifestación del sábado».

Críticas a Euskadiko Ezkerra

En una declaración del comité central de este partido, se vuelve, sin embargo, a encarrilar el tema. El pleno estatal acusa a UCD, y reitera que «únicamente una mayoría configurada sobre la unidad de la izquierda y el acuerdo con otras fuerzas democráticas pueden resolver los actuales problemas del Estado».

Tanto el PSOE como el PC ofrecen la imagen de que es el terrorismo y sus secuelas el mal principal de Euskadi y configuran su solución en atajar este problema, convocando a la población a una manifestación para el próximo día 9.

En este intento de recuperar ámbito político, el PC hace, además, una critica dura a EE, a la que acosa da «no haber deaunciado laidamente la campaña térrorista de ETA (p-m), señalando que esta actitud «entorpece la trayectoria de las fuerzas de izquierda en el Parlamento vasco, que habían hecho concebir esperanzas de entendimiento en el conjunto de la izquierda vasca».

Diario 16/8-JUliO-80

NACIONAL

Los enfrentamientos entre nacionalistas, el fin de semana pasado, han tenido amplias consecuencias.

 

< Volver