El próximo martes, los "seis" estudiarán la petición de ingreso española  :   
 Spaak trata serenamente ante el senado belga el tema de nuestra integración en el Mercado Común. 
 ABC.    06/03/1964.  Página: 41. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

VIERNES 6 DE MARZO DE 1964. EDICIÓN DE LA MAÑANA, PAG. «1

EL PRÓXIMO MARTES, LOS «SEIS» ESTUDIARAN LA PETICIÓN DE INGRESO ESPAÑOLA

Spaak trata serenamente ante el Senado belga el tema de nuestra integración en el Mercado Común

"NADIE—AFIRMO—PUEDE NEGARSE A QUE SE ENTABLEN LAS CONVERSACIONES QUE

ESPAÑA SOLICITA"

Bruselas 5. La candidatura de España para el Mercado Común será examinada por primera vez por los

ministros de Asuntos Exteriores de los "seis" el próximo martes en Bruselas, según informa la Agencia

France-Presse.

Fue en febrero de 1962 cuando España presentó una petición de asociación a la Europa de los "seis", pero

no deliberó sobre ella el Consejo de Ministros de la Comunidad Económica Europea. España recordó

hace quince días a los "seis" que no había recibido todavía respuesta.

La candidatura española, acogida en principio favorablemente por Francia y Alemania, ha suscitado—

según la Agencia

France-Presse—reservas por parte de Holanda, Bélgica e Italia.

En el curso de la segunda parte de la sesión del Senado belga, dedicada a la discusión del presupuesto de

Negocios Extranjeros, el señor Spaak acaba de contestar a las diversas intervenciones que a este respecto

se produjeron ayer y hoy.

En la primera parte de su discurso trató el caso de España y más especialmente de la demanda presentada

por ésta a la Comunidad Económica Europea. Empezó diciendo que para enfrentarse con este asunto iba a

adoptar una postura de hombre de Estado y no de hombre de partido. Aludiendo a una intervención ante-

rior del senador católico Duvieussart, Spaak dijo que era cierto que el mantener o ampliar relaciones con

determinados países no significaba el enjuiciamiento positivo o negativo de sus instituciones políticas.

Advirtió que iba a tratar con sinceridad y objetividad el asunto de la candidatura española, y a

continuación leyó determinados párrafos, tanto de la carta del Gobierno español de 9 de febrero de 1962

como de la de 14 de febrero de 1964. Dijo que su doctrina había consistido siempre en afirmar que la

asociación con la Comunidad Económica Europea no constituye, en realidad, más que una fase previa a la

adhesión de pleno derecho y que ésta supone, desde luego, una identidad de concepciones políticas.

Añadió que no quería en modo alguno enjuiciar el valor político del sistema institucional de España o de

los seis países miembros del Mercado Común, pero que sólo tenía que hacer constar que esta identidad no

existe. Abordando el fondo del asunto, el señor Spaak dijo que como consecuencia de la realidad

económica que constituye el Mercado Común, España podría enfrentarse con problemas para su econo-

mía, por lo que no existe ninguna razón que impida que estas dificultades sean examinadas en un espíritu

de comprensión, por lo menos en cuanto al Gobierno belga se refiere, y siempre que los demás miembros

de la Comunidad estén conformes con ello.

Concluyó diciendo que puesto que Bélgica mantiene con España relaciones diplomáticas y económicas

normales, nadie, ni tan siquiera sus amigos de izquierdas, podía negarse a que se entablaran las

conversaciones que España solicita; Agregó que celebraba que por primera vez en su carrera hubiese

podido tratar de la cuestión española desde esa tribuna parlamentaria en un ambiente de serenidad y sin

despertar reacciones apasionadas.

El resto del discurso del señor Spaak se refirió a otros temas suscitados en el curso del debate, como el

Congo, las relaciones con China, etc.

La parte relativa a España mereció la aprobación de los senadores social-cristianos presentes y no suscitó

las habituales reacciones negativas por parte de los correligionarios del señor Spaak.—Efe,

 

< Volver