Autor: Muguerza, J. R.. 
 Tras retener doce horas en su casa al director. 
 Cuatro presuntos etarras roban más de dos millones en un banco     
 
 ABC.    31/05/1980.  Página: 11. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

Cuatro presuntos etarras roban mas de dos mitones en un Banco

Tras retener doce horas en su casa al director

BILBAO (J. R. Muguerza, corresponsal). Un comando, al parecer de ETA, formado por cuatro personas, se apoderó, a primera hora de la mañana de ayer, de dos millones de pesetas en la sucursal de la Caja de Ahorros en la calle bilbaína de Crauco. Para llevar a cabo asía acción, el comando mantuvo retenido en su domicilio, durante doce horas, al director de la entidad y a su familia.

Los hechos, según ha podido saberse, fueron así: Hacia las ocho menos cuarto de la tarde del jueves un grupo de jóvenes se personaban en el portal número 1 de la plaza Hermanos Zubiria e Ibarra, en el barrio de Unbarri, distante un centenar de metros de la sucursal bancaria. El inmueble, de dieciocho pisos, tenía la puerta del portal abierta, por lo que no fue problema el acceso al edificio. Una vez en la planta 1? llamaron al domicilio de Santiago Aranguren Ibarbengoitia, director de la sucursal, quien estaba solo en el domicilio con sus tres hijos, de nueve, siete y seis años de edad. Marisol Terradillos, esposa del bancario, asistía a una merienda con sus compañeras de clase de euskera.

La puerta fue abierta por el hijo mayor. Ello, se presume, debió de sorprender a los del comando, aunque no motivó el abandono de su objetivo. Dentro ya de la casa explicaron al señor Arariguren su propósito, señalándole que su comportamiento fuera normal, a fin de que «los niños no apercibieran nada extraño».

Poco después de las nueve de la noche los tres pequeños se retiraron a su habitación. Mientras los niños acompañaban a su padre, los integrantes deJ comando permanecieron con la cara descubierta, aunque no se dejaban ver el rostro, pero el tiempo que permanecieron con el señor Aranguren el encargado de vigilarte llevaba un pasamontañas.

Hacia las diez menos cuarto de la noche Marisol Terradillos, esposa de Santiago Aranguren. Hegó a la casa. «En« el primer momento, y at ver a una persona que no conocía, me asusté, creyendo que era e! médico y que les había ocurrido algo a los chicos. Mi reacción fue ir a la habitación para verles, pero el joven me indicó´ que, con mi estado de nervios, no podía y que si quería una tila. Después nos dejó unos momentos solos para que mi marido me explicara lo que ocurría. En todo momento nos repetían que estuviéramos tranquilos.»

SE LLEVARON EL COCHE.—Hacia las seis y media de ¡a mañana, según nos explicó Marisol Terradillos, se despertaron al escuchar pasos por el pasillo. Sobre las ocho dos de los individuos, acompañados del señor Aranguren, se dirigieron a la sucursal. Mientras tanto, los otros dos jóvenes permanecieron en el piso.

Los primeros, á .bordo del coche del señor Aranguren, recorrieron el centenar de metros que les separaban de la sucursal. Allí los jóvenes se apoderaron del dinero existente en la caja; 2.152.000 pesetas.

Telefonearon entonces al domicilio de! director, y comunicaron a sus compañeros que podían dejar la casa.

Poco después abandonaron la entidad bancaria con el propio vehículo del director, a quren dijeron que le avisarían para comunicarle dónde dejarían el coche. Por su parte, los dos jóvenes que seguían en la casa, al salir de ella, pidieron a )a señora de Aranguren que diese recuerdos a los niños. Antes, los asaltantes habían felicitado al matrimonio al saber que cumplían e! décimo aniversario de su boda.

SÁBADO 31-5-80

NACIONAL

 

< Volver