Autor: Salas y Guirior, José. 
 Roma. 
 El ingreso de España en el Mercado Común es el tema de actualidad en la política italiana  :   
 La actitud de los socialistas es criticada por diversos sectores de opinión. 
 ABC.    26/03/1964.  Página: 34. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

ROMA

EL INGRESO DE ESPAÑA EN EL MERCADO COMÚN ES EL TEMA DE ACTUALIDAD DE LA

POLÍTICA ITALIANA

LA ACTITUD DE LOS SOCIALISTAS ES CRITICADA POR DIVERSOS SECTORES DE OPINIÓN

Roma 25. (Crónica telefónica de nuestro corresponsal.) Hace unos días llegó a Roma, de vuelta de una

pequeña gira por Italia, el poeta y diplomático Alonso Gamo. Venía de Bolonia, de Casería, de Nápoles, y

en cada uno de estos lugares había dado una, dos y hasta tres conferencias sobre temas españoles. La

última de estas conferencias dada en Roma ha llevado por título el de "Cuarenta mil años de pintura

española". Y cuando íbamos comentándola por las calles y callejas de lo Que fue cabeza y corazón del

imperio romano, vimos cómo en sus muros comenzaban a aparecer los anuncios de un acto consistente en

la proyección de un documental cinematográfico, seguido por una conferencia para terminar con un

diálogo. El tema de todo ello era: "España 1936."

No hace falta ser un sutil observador para echarle ironía al asunto. Porque mientras hay una actitud

intelectual que se vincula a las constantes españolas en el tiempo y en el espacio, hay otra que se aferra

como a un clavo ardiendo a una diminuta parcela histórica que, pese a su importancia y trascendencia

especialmente para los que hoy vivimos después de haber visto tanto morir, no es reveladora del ser

´universal, histórico y espiritual de España. Para mayor contrasentido resulta que los que con más

frecuencia utilizan el argumento de "Ya está bien lo de tanto hablar de la guerra civil", son, precisamente,

quienes más insistentemente hacen hincapié en ella cuando les conviene Y en cambio, los que vivieron

una guerra cabalmente, dejándose en ella la piel y las entrañas, sufriéndola a todo trapo y desviviéndose

por lograrle unos objetivos de altura, son los que no han perdido la noción entera y verdadera de cuanto

España es y significa. Todo esto se me evidenciaba mirando los carteles anunciadores de la película en

cuestión, con un coloquio final, dirigido por un diputado socialista, ex combatiente de la brigada

Garibaldi, que además se llama Pajjeta. Porque por contraste, las conferencias del poeta Alonso Gamo

han tenido títulos tan amplios como "Castilla y su alma", "Pintura, poesía y paisaje", "Los poetas de la

Alcarria", ete. En cambio, el camarada Pajjeta no hay quien le saque "No pasarán" y del "Pasaje del Ebro

como tumba del fascismo". La discusión está planteada, pues, en lenguajes distintos. Y a la larga, no cabe

confundirse, puestos a valorar uno y otro.

Claro que una cosa es ver los asuntos a la larga y otra considerarlos a la corta. Los que figuran en el sector

que pudiéramos llamar de Alonso Gamo, son los que miran a la España de los amplios horizontes. Los

que se concretan en lo que pudiéramos llamar vivir al día, acaso tengan triunfos momentáneos, porque un

día es más fácil de manejar que una perspectiva. La política al día se centra en un objetivo clarísimo y

preciso: las relaciones de España y el Mercado Común. Por tanto, así como por un lado hay un mundo de

poesía viviendo el entendimiento de España, el coloquio de un socialista sobre un documental del 36 no

es más que una pieza del montaje político destinado a impedir el último paso internacional y europeísta de

España.

No es esta la sola pieza puesta en juego. Aunque la Prensa no recoja demasiado eco sobre el asunto, las

notas y noticias llegan impregnadas de sutilezas y complicaciones infinitas. Tantas como pueda tener la

política italiana, así como la actual composición del Gobierno italiano. Por una parte, las actitudes

socialistas criticadas por los que no pertenecen a dicho partido. No sólo por los sectores de la oposición.

La revista "Lo Specchio" se despacha por las claras diciendo que la entrevista del vicepresidente del

Gobierno con el profesor Sánchez Albornoz implica una especie de reconocimiento "por parte del

Gobierno italiano de un Gobierno extranjero fantasma que opera contra un Gobierno amigo con el que

Italia mantiene relaciones diplomáticas formales y aparentemente cordiales". Pero al margen de estos

ataques contra una actitud tan anormal como la que se describe y tan sin atenuantes como la que lleva

consigo el querer ofender a un Gobierno amigo, está la´ de otros miembros del mismo Gobierno italiano

de centro-izquierda. Por una parte, la de los republicanos y social-demócratas, que toman los mismos

contactos, aunque sin dar aspecto oficial a las entrevistas. Por otra, la -indecisión demo-cristiana,

presionada por la izquierda que anida en su mismo seno gubernamental. Y, por último, la presión externa

del comunismo, siempre en la brecha para boicotear las posibilidades de una Europa unida. Todo se

conjunta en una jornadas que recuerdan a las de los primeros intentos de España en las Naciones unidas.

José SALAS Y GUIRIOR.

 

< Volver