Declaraciones del Gobernador Civil de Guipúzcoa. 
 Se expulsará del cuerpo a los policías responsables     
 
 ABC.    15/07/1978.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 16. 

NACIONAL

DECLARACIONES DEL GOBERNADOR CIVIL DE GUIPÚZCOA

SE EXPULSARA DEL CUERPO A LOS POLICÍAS RESPONSABLES

San Sebastián, 14. (Agencias.) «Se van a aplicar con el máximo rigor todas las medidas disciplinarias a los autores de los sucesos de Rentería, aparte de las responsabilidades civiles a que hubiere lugar y que, como ciudadanos, tienen los miembros de esta compañía. Por supuesto, se expulsarán del Cuerpo, con toda la deshonra Que supone, a los policías que en el sumaría que se ha abierto se compruebe que han participado directamente en los hechos. Esperamos que los resultados de las investigaciones se den a la publicidad y diremos quiénes son los culpables que merecen castigo», ha manifestado a «Unidad» el gobernador civil de Guipúzcoa, Antonio de Oyarzábal, en relación con los graves sucesos ocurridos a primera hora de la tarde de ayer en Rentería, y que fueron protagonizados por una compañía de la reserva general de la Policía Armada.

Sobre las medidas que se han tomado, nada más conocerse el incidente, el gobernador civil ha dicho que la compañía fue devuelta a su destacamento de Miranda de Ebro, donde se encuentra acuartelada y sus mandos arrestados. En concreto, el capitán que mandaba las fuerzas en su actuación en la localidad guipuzcoana. Asimismo, un teniente coronel Instructor de la Policía Armada se desplazó desde Madrid a la localidad burgalesa para Iniciar un sumario y determinar las responsabilidades a que hubiere lugar. «Es absolutamente intolerable —ha dicho el gobernador civil—. No hay ninguna razón que justifique la actuación de la Policía en Rentería. Si alguna vez ha habido excesos por parte de la Policía Armada, los de ayer rozan el límite.

NO SE PUEDE JUSTIFICAR

«Bajo un punto de vista psicológico no se puede justificar esta acción, toda vez que esta compañía, desde su llegada de Miranda de Ebro a San Sebastián ha estado acuartelada y no ha actuado en ningún incidente. No tiene ninguna explicación y tampoco puede comprenderse el estado mental que llevó a estos hombres a cometer tales acciones.» Sobre la presencia de esta Compañía en la localidad guipuzcoana, el señor Oyarzábal ha Indicado que se debía única y exclusivamente a apoyar la acción de las fuerzas de la Guardia Civil en retirar las barricadas que habían sido colocadas sobre la calzada de la carretera nacional Madrid-Irún, y que impedían el tráfico normal. «En ningún momento —ha dicho— tenian órdenes de intervenir en las calles.»

Preguntado sobre si con este suceso la imagen de la proximidad al pueblo que se quería dar a la Policía había perdido su credibilidad, el gobernador civil de Guipúzcoa dijo: «Toda mi labor realizada desde algún tiempo para acercar la Policía al pueblo se ha venido abajo con estos sucesos.»

ACTUACIÓN VANDÁLICA

Por otra parte, y en una nueva entrevista mantenida con otros tres periodistas, uno de ellos de la agencia Efe, el gobernador civil de Guipúzcoa manifiesto que «no se puede decir que la Policía Armada desobedeciera a la autoridad civil, lo que sí hubo fue una actuación vandálica de unos cuantos elementos».

El gobernador civil, antes de calificar de vandálica esta actuación de las Fuerzas del Orden, aseguró que en la actuación de la Policía Armada el día de la muerte de José Ignacio Barandiarán no se había producido tampoco una desobediencia a la autoridad civil, sino que se trataba de una situación muy tensa, que de ninguna manera —dijo— justificaba la utilización de armas de fuego real, caso de que se demuestre que el disparo que acabó con la vida del citado joven partió de la mencionada fuerza.

Sobre la actuación de la Policía Armada en Rentería, dijo que «excede de cualquier límite de anormalidad en cuanto al cumplimiento de órdenes. No es desobediencia, son unos actos incalificables sobre todo para el propio honor del Cuerpo».

El señor Oyarzábal aseguró que las circunstancias fueron distintas en la cuesta de Aldapeta, donde resultó herido de bala José Ignacio Barandiarán. «Lo de Aldapeta fue fruto de una serie de sucesos y provocaciones a las Fuerzas de Orden Público, que se agravaron los días anteriores y durante aquella mañana del día once».

UNA BALA DE PISTOLA

Volviendo al tema de la muerte de José Ignacio Barandiarán, el gobernador civil de Gulpúcoa dijo que en la nota de la Consejería del Interior había un error, ya que la bala que se extrajo del cuerpo de Barandiarán era de pistola y no de metralleta. También aseguró que un teniente de la Policía Armada, al que calificó da experimentado competente, afirma que detrás de los manifestantes había un grupo de personas que efectuaron varios disparos contra ellos y que en el lugar señalado por este policía fue encontrado un casquillo marca «Remington», del nueva corto, munición que no utilizan las P. O. P.

En este orden de cosas, las 55 pistolas pertenecientes a los policías armados que se encontraban en la cuesta de Alapeta cuando la muerte de Barandiarán han, sido enviadas esta mañana a Madrid, en, transportes militares, al objeto de que sean detenidamente examinadas por balística.

Las armas de los dos policías de paisano que se encontraban también en aquel lugar están ya en poder del Juzgado de Instrucción número dos de San Sebastián, que instruye diligencias.

«Habíamos conseguido en los últimos meses —dijo el gobernador— mejorar la imagen de las Fuerzas de Orden Público y también logramos recobrar una confianza entre la población y esos Cuerpos; pero el acto de ayer en Rentería es absolutamente vandálico y, además, incalificable.»

«Por el bien del Cuerpo —continuó—, ha de haber un castigo ejemplar para los que participaron en estos sucesos. No se puede echar tierra sobre asuntos como este, ya que a la larga el Cuerpo lo agradecerá y sale mejor parado.»

HOSTIGAMIENTO DE LAS F.O.P.

Se refirió al hostigamiento que sufren las F.O.P. por parte de grupos de la extrema Izquierda.

Sobre el tema de la creación de una Policía vasca, el gobernador de Guipuúzcoa dijo: «Como vasco que soy tengo cierta nostalgia de la policia vasca, y estoy convencido de que la restauración de estos Cuerpos en el País Vasco significará recobrar sus derechos cancelados y será un paso Importante hacia la normalización de la zona.»

Se refirió a continuación a las dificultades que entraña crear este Cuerpo de policía vasca, por la selección, preparación y elección de mando de esta policía. También dijo Oyarzábal que no le extrañaría que, al Igual que sucede con la Policía Municipal, los miqueletes tuvieran que ser reclutados en las provincias andaluzas y extreméñas, ya que el pueblo vasco ha sido siempre poco amigo de entrar a formar parte de, los Cuerpos policiales.

 

< Volver