En la Dirección General de Seguridad. 
 Gritos de Vivan las Fuerzas de Orden Público en el funeral por el inspector Baena.     
 
 Informaciones.    14/01/1978.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

EN LA DIRECCIÓN GENERAL DE SEGURIDAD

GRITOS DE «VIVAN LAS FUERZAS DE

ORDEN PUBLICO» EN EL FUNERAL POR

EL INSPECTOR BAENA

MADRID, 14 (INFORMACIONES). — Una misa de "corpore ir sepulto" ha sido oficiada a las diez de esta mañana por el inspector del Cuerpo General de Policía don José Manuel Baena, muerto en Pamplona y cuya capilla ardiente fue Instalada esta madrugada en la Dirección General de Seguridad a la llegada del féretro procedente de Pamplona.

A la misma han asistido el subsecretario del Ministerio del Interior, don Eduardo Navarro; el director y subdirector generales de Seguridad, miembros del Cuerpo general de´. Policía y de la Policía Armada y Guardia Civil.

El oficiante, don Antonio Torrente, capellán de la Academia Especial de la Policía Armada, pidió en su homilía que "cese ya este modo de desentenderse entre los hombres, esta malquerencia y que impere el amor. Que Dios nos dé paz y serenidad en estos momentos de dolor".

El silencio total que reinó durante toda la misa y el responso sólo fue interrumpido cuando al terminar éste, el grito de «vivan las fuerzas de orden público» fue contestado por gran parte de los asistentes. Finalizado el funeral, desfilaron ante el cadáver del inspector Baena numerosos miembros del Cuerpo General de Policía, Policía Armada y Guardia Civil, hasta el momento en que, a mediodía, fue trasladado a hombros hasta un furgón que esperaba en la puerta principal de la Dirección, para trasladarlo a Barajas. A las cinco de esta tarde saldrá con dirección a Las Palmas.

El cadáver del inspector llegó a Madrid ayer, a las doce de la noche, por carretera, procedente de Pamplona. Numerosos compañeros salieron a recibir al cortejo fúnebre hasta Guadalajara, y la entrada en Madrid la efectuaron haciendo sonar las sirenas de sus coches y con los faros destellantes en funcionamiento. El ministro del Interior, señor Martin Villa, visitó la capilla ardiente poco después de haber llegado «i féretro.

 

< Volver