Autor: Clemente Simón, Jeremías. 
 Tensa emoción en el entierro de la última víctima de ETA. 
 Cáceres, indignada por el asesinato     
 
 Diario 16.     Páginas: 1. Párrafos: 8. 

Tensa emoción en el entierro de la última victima de ETA

Cáceres, indignada por el asesinato Jeremías Clemente

CÁCERES, 8 (Corresponsal D16).—Alrededor de mil personas asistieron, en medio de una tensa emoción, al funeral y conducción del cadáver del joven guardia civil cacereño Mariano Criado Ramajo, asesinado el pasado domingo en Tolosa al término de un servicio rutinario en un campo de fútbol de la ciudad guipuzcoana, noticia que fue recibida con honda indignación por los extremeños.

El funeral se celebró a primeras horas de ayer en la catedral de Santa María de Cáceres, su ciudad natal, en medio de un absoluto silencio, tan sólo roto tras la salida de la caja mortuoria de la iglesia, momento en que jóvenes de Fuerza Nueva comenzaron a emitir gritos, cantando posteriormente el «Cara al Sol».

Junto a los familiares del fallecido se encontraban las primeras autoridades provinciales, el consejero del Interior de la Junta de Extremadura, el general jefe de zona de la Guardia Civil y representaciones de los distintos Cuerpos.

La esposa de Mariano Criado tuvo que refugiarse durante el trayecto en un portal con vivas muestras de dolor y desgarro, gestos palpables igualmente en muchos de los asistentes.

La ceremonia fue oficiada por el deán de la concatedral de Cáceres, resultando especialmente emotivo el momento en que la madre del difunto, tras recibir comunión, se abrazó a la caja que contenía el cuerpo sin vida de su hijo. En el transcurso de la misa sufrió un desmayo.

Los gritos

Ni durante el recorrido ni en la ceremonia se produjeron incidentes, presidiendo ambos actos el más absoluto silencio. Tan sólo a la salida de la iglesia un reducidísimo grupo de jóvenes de Fuerza Nueva y algunas personas adultas irrumpieron en gritos de «ETA asesina», «Ejército al poder», «Este es e! fruto de la democracia», «Hay que quemar el País Vasco», «Viva Cristo Rey», «Gobierno dimite, el pueble no te admite», «Adolfo, traidor»... No fueron respaldados por la mayoría de los asistentes.

La Junta de Extremadura, reunida ayer tarde en Badajoz, se manifestó públicamente sobre el terrorismo.

La Junta, «ante la reiteración de actos terroristas —dice en su comunicado—, de los que son víctimas los servidores de las Fuerzas de Orden Publico y, en la mayoría de las ocasiones, ciudadanos procedentes de la región extremeña y dé aquellas otras en las qué el subdesarrollo es más palpable, quiere llamar la atención de tantos y tantos extremeños que han contribuido y contribuyen al bienestar y desarrollo de otras regiones y nacionalidades, para que no permanezcan mudos y, menos aún, puedan parecer conformes con estas actuaciones, que llenan de dolor a nuestras familias».

 

< Volver