La autonomía vasca     
 
 Pueblo.    04/01/1978.  Páginas: 1. Párrafos: 3. 

La autonomía vasca

A. está el País Vasco en la antesala de ,1a autonomía cuyo requerimiento popular ha costado tantos sinsabores y, por supuesto, demasiada sangre. Ya está Euskadi en el camino de la recuperación de sus libertades, que, tradicionales o no, corresponden con la fuerza de un derecho a todos los pueblos y a todas las comunidades regionales. Cuando esos derechos son adecuadamente regulados —en su respeto y en su desarrollo-1-, mediante las llamadas autonomías, se instala en la vida política de una nación uno de los más decisivos factores de equilibrio y de solidaridad entré los distintos pueblos que componen esa nación. Es decir, con las autonomías se refuerza la integridad nacional; como han reconocido significados líderes políticos del País Vasco, al conocer, la decisión de la Comisión de Urgencia Legislativa de las Cortes, que anteayer dio el último paso hacia lo que será un camino sin retornó en pos de la pacificación en esta zona de la geografía nacional.

En lo que se refiere a este proceso preautonómico concreto, sería necio ignorar que aún existen algunos desajustes en esa aspiración pacificadora que

compartimos todos, los vascos y los que no lo somos. En primer lugar, hace falta que ciertas fuerzas políticas de Euskadi —afortunadamente residuales, a Juzgar por el muestreo electoral del 15 de junio— se definan inequívocamente sotare sus Inclinaciones en función del tema de la unidad de España., O sea, que digan de una vez si siguen aspirando a la independencia o si están dispuestos a aceptar su integración en el alma indivisible de lo que llamamos España.

Y en secundo lugar está el tema navarro. A pesar de todo, tenemos la impresión de que han sido, conjurados los riesgos que se apuntaban hace tan sólo una semana. Efectivamente aunque el tema navarro se ha producido con las tensiones de .todos conocidas, a la postre han sido felizmente aplacadas con la aportación del sentido común atribuible a los parlamentarios de esta provincia. Por otra parte, el procedimiento arbitrado para, ventilar la cuestión de la incorporación al régimen; autonómico de Euskadi, a su consejo General, nos" parece irreprochable. Hay un tercer punto conflictivo en la definitiva" pacificación dé la zona, que es el del activismo-de ETA.

Finalmente queremos expresar nuestra confianza esperanzada de que las verdaderas negociaciones autonómicas que van a comenzar ahora y que consisten en el traspaso de poderes del Estado al Consejo General y a, los demás organismos decisorios que configuren el régimen autonomista del País Vasco, se desarrollen por lo menos tan bien como las negociaciones preautonómicas. Se trata de darle contenido a, ese régimen autonomista de suerte que las realidades profundas del País Vasco no queden alejadas de las normas legales.

 

< Volver