Autor: Gadea, Javier. 
   Así nace un etarra  :   
 Los pasos difíciles y clandestinos de un joven convertido en militante terrorista. 
 Ya.    31/12/1977.  Páginas: 2. Párrafos: 32. 

ASI NACE UN

«ETARRA»

Los pasos difíciles y clandestinos de un joven convertido en militante

terrorista

Irán, diez de la mañana. Un hombre de edad madura cruza la plaza en dirección a

la comisaria de Policía; se identifica ante el agente armado que monta guardia

en la puerta, metralleta en ristre, y solicita ver al comisario M... El

centinela, tras una .breve inspección visual, le indica- el camino a la segunda

planta del edificio. Al cabo de unos minutos de espera, el recién llegado

estrecha la mano del comisarlo y toma asiento frente a su mesa de trabajo en el

amplio despacho, presidido por el retrato del Rey. Distraídamente, el visitante

observa unos instantes otro pequeño marco con una fotografía del general Franco.

—Soy el alcalde de O...

CE1 comisarlo, un hombre joven, rechaza cortésmente el cigarrillo que le ofrece

su interlocutor.

—´¿Qué puedo hacer por usted?

—MI hijo Andoni ha desaparecido. Se marchó de casa hace cuatro días y no he

vuelto a tener noticias suyas. Su madre está angustiada,

—´¿Tiene usted alguna idea de dónde se encuentra?

—Creo que sí—responde el visitante, tras un instante de vacilación—. Estoy

seguro de que ha cruzado la frontera. Vengo a solicitarle un pase para ir al

otro lado a buscarlo.

Regreso difícil

El comisario M..., antigua antena del espionaje español en París y uno de los

mejores especialistas en ETA que trabajan en el País Vasco, le escucha con

atención. Conoce el caso. Se ha producido decenas de veces desde que ocupa el

actual puesto en la comisaría de Irún. Padres desolados que indagan sobre el

paradero de sus hijos y que rara vez los recuperan. El comisarlo no suele

conceder muchos pases de frontera, aunque posee poder para ello; pero en este

caso resuelve aceptar la solicitud del alcalde de O... Sabe .que BUS esfuerzos

serán vanos pues su hijo se ha marceado con ETA, y una vez dado tal paso, el

regreso es difícil. Pero haciendo prometer a su interlocutor que lo tendrá al

corriente de sus indagaciones, el comisario consigue así una fuente—una mas de

información. Ya tiene numerosos contactos dentro y fuera de la organización

separatista vasca, pero el tema no es lo bastante importante como para

movilizarlos. Además, en los últimos tiempos ya han aparecido demasiados

cadáveres de sus colaboradores flotando en las aguas del Bidasoa o en las playas

de Headaya.

(Provisto del pase de frontera el alcalde de O... cruza el puente internacional.

La Policía española estudia detenidamente su salvoconducto, lo comprueba

mediante una llamada telefónica y, tras un minucioso registro, le concede paso

libre. Todavía dentro de territorio español, el viajero efectúa los trámites de

la aduana´ francesa, y dejando atrás el puente de Santiago, penetra en el país

vecino. Al alejarse de la frontera, observa durante unos instantes a dos hombres

jóvenes que, sentados a media

docena de metros de la carretera, escrutan con interés las facciones de cada

transeúnte.

Después de pagar los dos francos de peaje en el trayecto Hendaya San Juan de

Luz, el alcalde de O... recorre las calles de la ciudad costera francesa y

aparca el coche junto al edificio de la ("Oficina de Turismo. A ´pie"cruza la

plaza de Louis XIV, recorre cincuenta metros y penetra en el interior del bar

Mingo. Contra la norma común en los bares del suroeste francés, el Mingo posee

un cierto ambiente español. La, clientela es joven, y en su mayor parte viste

"blue jeans" y se toca con la boina vasca. Cuando el recién lle-

gado se aproxima a la barra, los parroquianos lo observan, dejando de jugar a

las cartas, y se apaga durante unos instantes el sonido de las conversaciones en

euskera.

Centro de acogida

—¿Va usted a pagar en pesetas

El visitante contempla un instante las facciones duras del dueño del bar.

Después se identifica y pregunta por su hijo. Un hombre en mangas de camisa le

pide la documentación. El alcalde de O... le entrega su documento nacional de

identidad, y el hombre desaparece durante diez minutos. Regresa al cabo del rato

y le devuelve el carné, pero dice no saber nada del joven al que anda buscando.

En cambio, le aconseja que olvide el asunto y que regrese inmediatamente a

España.

El alcalde de O... se aleja del bar por la calle Rene Maniot y sube la escalera

de Anai Artea, el centro de acogida para los refugiados vascos. Tras exponer el

motivo de su visita, una mujer joven,) con el pelo recogido en una cola de

caballo, le asegura que en el fichero del centro no figura el paradero de su

hijo. El visitante insiste, y ella se encoge de hombros.

—Fregante al cura de Socoa.

El padre del muchacho desaparecido sale a la calle, sube a su automóvil y

recorre la carretera vieja de San Juan de Luz a Hendaya. En Socoa busca la

iglesia y detiene el vehículo en una pequeña explanada, junto a un chalé

guardado por dos perros pastores, alemanes. Allí solicita ser recibido por el

padre Fierre Larzábal, conocido como "el cura de ETA", ex comandante del

Ejército francés y veterano del "maquis" contra los alemanes, que ha dedicado su

vida a atender a los refugiados vascos. El sacerdote sale a El encuentro

vistiendo camisa y alzacuello de "clergyman". Tras una larga conversación en

euskera, efectúa una llamada telefónica.

—Lo siento—responde cuando cuelga el teléfono—. Mis amigos dicen que ignoran el

paradero del muchacho.

—!¿Qué puedo hacer entonces ? Ya no sé dónde buscar...

—Pruebe en el consulado español de Bayona. No creo que sirva de nada, pero es

una posibilidad.

En (Bayona, el visitante penetra en el moderno edificio del consulado, pasando

ante los dos gendarmes que montan guardia permanente en la puerta. Lo recibe el

vicecónsul, un hombre de edad, que, tras consultar los archivos, le da una

respuesta: negativa:

—De todas formas, el que no conste en los archivos no indica nada; Los

refugiados vascos rara vez se inscriben, a menos que necesiten de nosotros algún

certificado o tramite legal. Entonces lo hacen, porque en caso contrario no

podríamos atenderlos.

Desalentado, el alcalde de O... sale a la calle, pasa ante el edificio del

diario "Sud-Ouest", sube a su automóvil ,y regresa a España.

Sobre las cinco de la tara se entrevista con el comisa rio M... y le dice que

volverá a intentarlo al dia siguiente. En efecto, por la mañana, a primera

hora,, el padre del joven desaparecido vuelve a cruzar la frontera y se dirige a

Bayona. Tras infructuosas pesquisas, va a comer al restaurante Euskalduna, en la

calle Paneceau, donde conversa durante unos minutos con un hombre apodado

"Otxia", prácticamente el "cajero" de ETA. Respuesta negativa. Después cruza la

calle, camina pocos metros y penetra en la librería Zabal, cuyo propietario

milita en ETA. Tampoco obtiene información. Parece que a su hijo se lo haya

tragado la tierra.

Y sin embargo, el alcalde de O... ignora que el mucha-

¿Cual es la trayectoria de un joven vasco desde que arroja la primera octavilla

hasta que se convierte en "liberado" de ETA? Basado en una historia

real,reconstruido paso a paso, he aquí el camino recorrido por un "etarra" desde

sus actividades juveniles hasta la lucha armada y el exilio. Nuestro colaborador

ha seguido su pista al otro lado de la frontera, en los lugares del suroeste

francés, donde recalan los refugiados y dónete "los hombres de ETA" sueñan con

Euzkadi.

• "Mi hijo ha desaparecido" (clama una madre angustiada)

• "Los refugiados vascos rara vez se inscriben, a menos que necesiten de

nosotros algún certificado o trámite legal" (declaran en Bayona)

• Probada su fidelidad a ETA, el ¡oven se convierte en "liberado" y comienza

la lucha armada directa

 

< Volver